Categorías
Acerca de los movimientos

Aprendiendo prácticas fructíferas a través de la experimentación

Aprendiendo prácticas fructíferas a través de la experimentación

– Por Trevor Larsen –

Una forma importante en que hemos aprendido los principios de nuestro ministerio es a través de la experimentación de campo, observando lo que Dios está haciendo a través de nuestras intervenciones, mientras reflexionamos en las Escrituras. Cuando encontramos un poco de fruto (individuos que vinieron a Cristo, grupos de creyentes u otros indicadores de crecimiento espiritual), tratamos de examinar: ¿Por qué paso eso? ¿Qué nos ayudó a progresar? ¿Cómo podemos incrementar aquellas prácticas que fueron más fructíferas? ¿Cómo podemos disminuir aquellas prácticas que no estaban resultando fructíferas?

 

Las primeras iglesias aprendieron lo que Dios quería que hicieran, al observar lo que estaba haciendo, reflexionar sobre cómo había usado a los humanos para dar fruto, y luego reflexionar sobre las Escrituras para obtener una idea de la intención de Dios. Podemos ver en Hechos dos ejemplos de observar primero lo que Dios estaba haciendo a través de las personas, y luego reflexionar sobre las Escrituras para confirmar una nueva perspectiva. Pedro se sorprendió, pero se vio obligado a seguirlo, cuando Dios usó medios sobrenaturales para llevarlo a la casa de Cornelio, un centurión de la corte italiana. Se sorprendió porque este avance del evangelio entre los gentiles no encajaba con las tradiciones judías. Vosotros mismos sabéis lo ilícito que es que un judío se asocie con o visite a alguien de otra nación, pero Dios me ha mostrado que a ninguna persona debo llamarla común o inmunda. Así que cuando me llamaron, vine sin objeción. Te pregunto entonces por qué me enviaste a buscar” (Hechos 10:28-29). Sintiendo claramente la dirección de Dios, tanto a través de la intervención directa de Dios como a través de la respuesta de los incrédulos a Dios, Pedro compartió el evangelio. Hechos registra el asombro de los judíos de que Dios estaba obrando entre ellos. Mientras Pedro aún decía estas cosas, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían la palabra. Y los creyentes de entre los circuncisos que habían venido con Pedro estaban asombrados, porque el don del Espíritu Santo se derramaba aun sobre los gentiles (Hechos 10:44-45).



Categorías
Acerca de los movimientos

Un movimiento de plantación de Iglesias es un movimiento de liderazgo– Segunda Parte

Un movimiento de plantación de Iglesias es un movimiento de liderazgo– Segunda Parte

– Por Stan Parks –

En la primera parte de esta publicación analizamos cuatro patrones de ministerio que preparan el escenario para el desarrollo continuo de liderazgo en los movimientos.  Esta publicación presenta siete patrones adicionales.

 

Obediencia: basada en obediencia no en conocimiento (Juan 14:15)

 

El entrenamiento bíblico en CPMs es poderoso porque no solo se enfoca en el conocimiento. Se espera que cada persona obedezca lo que aprende. Demasiadas iglesias se enfocan principalmente en el conocimiento: los líderes son los que tienen más conocimiento (es decir, educación). El éxito es reunir más miembros y enseñarles más información. En los CPM, el enfoque no está en cuánto sabes, sino en cuánto obedeces. A medida que los grupos estudian la Biblia, preguntan “¿Cómo obedeceré esto?” La próxima vez que se encuentran, responden “¿Cómo obedecí/obedecimos?” Se espera que todos obedezcan, y los líderes se identifican como aquellos que ayudan a otros a obedecer. Obedecer los mandamientos de Dios en la Biblia es el camino más rápido para que los discípulos y líderes maduren.

 

Estrategia: los Evangelios y  el libro de Hechos proporcionan la estrategia y los modelos principales 

 

La Biblia no solo contiene mandamientos, también contiene patrones y modelos. En la década de 1990, Dios guió a varias personas que trabajaban entre los no alcanzados para enfocarse en Lucas 10, como modelo para la mision en nuevas áreas. Cada CPM que conocemos usa una variación de este patrón de trabajadores que salen de dos en dos. Van en busca de la persona de paz que abre su hogar y oikos (familia o grupo). Se quedan con esta familia mientras comparten la verdad y el poder, y buscan llevar a todo el oikos al compromiso con Jesús. Dado que este es un grupo natural (no un grupo de extraños reunidos) el liderazgo ya está presente y solo necesita moldearse en lugar de un trasplante general.

 

Empoderamiento: Las personas se convierten en líderes al liderar

 

Esto suena obvio, pero a menudo se pasa por alto. Un ejemplo de esto ocurre en el modelo Discovery de CPM, donde el oikos interesado comienza a estudiar la Biblia. Se utiliza una serie clave de preguntas para “hacer discípulos” de aquellos que estudian la historia de Dios desde la    Creación hasta Cristo en algunos de estos CPM, el forastero nunca hará las preguntas. En su lugar, él o ella se reunirán por separado para asesorar a uno o más expertos para que hagan las preguntas. Las respuestas provienen de la Biblia, pero quien hace las preguntas aprende a facilitar el proceso de aprender y obedecer. Vemos un ejemplo de esto en Training for Trainers (T4T). Cada nuevo discípulo aprende a compartir lo que aprende, entrenando a otros y, por lo tanto, aumentando su capacidad de liderazgo. El mismo principio se aplica al continuar desarrollando líderes; los creyentes tienen la oportunidad de practicar y capacitarse mucho más rápido que en la mayoría de las iglesias tradicionales.

 

Liderazgo Bíblico: Normas de las Escrituras

 

A medida que los líderes emergen y son designados, se utilizan normas bíblicas, como los requisitos para los nuevos líderes de la iglesia en Tito 1:5-9 y para los líderes de la iglesia establecidos en 1 Timoteo 3:1-7. Los creyentes descubren y aplican roles y responsabilidades a partir de un estudio exhaustivo de pasajes de liderazgo. Al hacer esto, encuentran varios elementos de carácter y habilidades necesarias en cada etapa de la maduración de la iglesia. También evitan las normas o requisitos extranjeros extra bíblicos para los líderes de la iglesia.

 

Imparcial: Concéntrese en lo fructífero (Mateo 13:1-18)

 

Los líderes no se eligen por su potencial, personalidad o estilo, sino por su fecundidad. Cuando alguien pregunta a los capacitadores de CPM ¿cómo sabemos quién será fructífero cuando capacitamos a las personas por primera vez? a menudo nos reímos. No tenemos idea de quién será fructífero. Capacitamos a todos y los “menos probables” a menudo se convierten en los más fructíferos, mientras que los “más probables” a menudo no hacen nada. Los líderes se convierten en líderes al llegar a las personas que se convierten en sus seguidores. A medida que emergen estos líderes, se les da más tiempo a aquellos que son más fructíferos para que puedan producir más frutos. Fines de semana/semanas de capacitación especiales, conferencias anuales, programas intensivos de capacitación (a menudo móviles) son algunas de las herramientas utilizadas para seguir desarrollando y equipando líderes fructíferos. Luego, a su vez, equipan a otros.

 

Compartido: Múltiples Líderes (Hechos 13:1)

 

En la mayoría de los CPM, las iglesias tienen varios líderes para garantizar una mayor estabilidad y desarrollar más líderes. Esto tiene la ventaja clave de permitir que los líderes mantengan sus trabajos existentes. Esto permite que el movimiento se propague entre los creyentes comunes y evita la dependencia paralizante de fondos externos para pagar a los líderes. Múltiples líderes pueden administrar mejor las tareas de liderazgo. También tienen mayor sabiduría cuando están juntos y se apoyan mutuamente. El aprendizaje entre pares y el apoyo entre múltiples iglesias también juegan un papel importante para ayudar a los líderes individuales y a las iglesias a prosperar.




Iglesias: enfoque en nuevas iglesias

 

Designar y desarrollar líderes permite la plantación de nuevas iglesias en forma regular. Y esto sucede de forma natural. A medida que comienza una nueva iglesia y está llena de pasión por su nuevo Señor, se les pide que repitan el patrón que los llevó a su salvación. Entonces comienzan a buscar personas perdidas en sus redes y repiten el mismo proceso de evangelización y discipulado que acaban de experimentar y fueron capacitados para reproducir. En este proceso, a menudo se dan cuenta de que algunos líderes tienen el don de enfocarse dentro de la iglesia (pastores, maestros, etc.) y otros tienen el don de enfocarse afuera (evangelistas, profetas, apóstoles, etc.). Los líderes internos aprenden a dirigir la iglesia, a ser y hacer todo lo que una iglesia debe ser (Hechos 2:37-47) tanto por dentro como por fuera. Los líderes externos modelan y equipan a toda la iglesia para llegar a nuevas personas.

 

Conclusión

 

¿Qué podemos aprender de Dios en estos nuevos movimientos que han nacido? ¿Estamos dispuestos a dejar de lado los preciados prejuicios culturales y denominacionales y usar la Biblia como nuestro manual principal para el nacimiento y desarrollo de líderes? Si seguimos los mandatos y patrones bíblicos y evitamos los requisitos extra bíblicos para los líderes, veremos surgir muchos más líderes. Veremos muchas más personas perdidas alcanzadas. ¿Estamos dispuestos a hacer este sacrificio por el bien de los perdidos y la gloria de nuestro Señor?

Esta publicación está tomada de las paginas 100-104 del librok 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible en  24:14 o Amazon. Es una revisión del autor de un artículo publicado originalmente en la edición de julio-agosto de Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org.

Categorías
Acerca de los movimientos

Un movimiento de plantación de Iglesias es un movimiento de liderazgo Primera parte

Un movimiento de plantación de Iglesias es un movimiento de liderazgo Primera parte

por Stan Parks –

Al mirar alrededor del mundo hoy, los Movimientos de Plantación de Iglesias (CPM por sus siglas en ingles) más dinámicos comienzan en áreas con pobreza, crisis, agitación, persecución y pocos cristianos. En contraste, en áreas con paz, riqueza, protección y muchos cristianos las iglesias a menudo son débiles y están en declive.

 

¿Por qué?

 

La crisis nos obliga a mirar a Dios. La falta de recursos por lo general nos obliga a confiar en el poder de Dios en lugar de nuestros programas. La presencia de solo unos pocos cristianos significa que la tradición de la iglesia no es tan poderosa. Esto hace que sea más probable que la Biblia se convierta en la principal fuente de nuestra estrategia y principios.



¿Qué pueden aprender las iglesias existentes de estos nuevos movimientos de Dios? Podemos (y debemos) aprender muchas lecciones; algunos de los más importantes se relacionan con el liderazgo. En áreas áridas, tenemos que buscar trabajadores en la cosecha, a medida que los nuevos creyentes se levantan para liderar el camino para alcanzar a sus propios grupos de personas no alcanzadas.

 

En muchos sentidos, una CPM es en realidad un movimiento de multiplicación y desarrollo de líderes de la iglesia. ¿Qué hace la diferencia entre simplemente plantar iglesias y ver movimientos sostenidos de iglesias? Por lo general el desarrollo de liderazgo. No importa cuántas iglesias se planten, a menos que los miembros de la cultura se conviertan en líderes, las iglesias seguirán siendo extranjeras. Se reproducirán lentamente o dejarán de crecer cuando los líderes iniciales alcancen su límite.

 

Victor John es líder de un CPM masivo entre los más de 100 millones de hablantes de bopurí del norte de la India, anteriormente conocido como el “cementerio de las misiones modernas”. John señala que aunque la iglesia ha existido en la India durante casi 2000 años, desde el apóstol Tomás, ¡el 91% de los indios todavía no tienen acceso al evangelio! él cree que esto se debe principalmente a la falta de líderes en desarrollo

 

John afirma que a partir del siglo IV, la Iglesia oriental primitiva importó líderes del este y usó el idioma siríaco en la adoración, lo que limitó a aquellos que podían dirigir solo a hablantes de siríaco. Los católicos del siglo XVI usaban el idioma local pero nunca habrían pensado en tener líderes locales. A partir del siglo XVIII, los protestantes nombraron líderes locales, pero los métodos de capacitación siguieron siendo occidentales y los líderes locales no pudieron reproducirlos. “El reemplazo de los líderes indígenas se hizo con un gran conflicto de intereses. Ningún nativo, nacional o trabajador local podría llamarse líder; este título estaba reservado solo para los blancos. Estas organizaciones misioneras se enfocaron en el reemplazo del liderazgo existente y no en el movimiento o el crecimiento”.

 

Con demasiada frecuencia en las iglesias de hoy, ya sea en el campo misionero o en el hogar, nos enfocamos en reemplazar el liderazgo existente para mantener la institución en marcha, en lugar de enfocarnos en ayudar al nacimiento de nuevos discípulos e iglesias de Dios. A pesar de la abrumadora evidencia de que las nuevas iglesias son mucho más efectivas para alcanzar a las personas perdidas, muchas iglesias simplemente buscan crecer en lugar de comenzar nuevas iglesias. Los seminarios continúan con este patrón al reforzar la mentalidad de administrar las iglesias existentes en lugar de poner el mismo o mayor énfasis en capacitar a los estudiantes para comenzar nuevas iglesias. Elegimos invertir la gran mayoría de nuestro tiempo y recursos en nuestra propia comodidad, en detrimento de aquellos que se dirigen a una eternidad en el infierno. (Los cristianos constituyen el 33 % de la población mundial, pero reciben el 53 % de los ingresos anuales del mundo y gastan el 98 % en sí mismos)

 

Al observar los CPM modernos, podemos discernir algunos principios claros para multiplicar y desarrollar líderes. El desarrollo de líderes comienza al comienzo del ministerio. Los patrones usados ​​en evangelismo, discipulado y formación de iglesias son líderes en desarrollo. Estos patrones sientan las bases para el desarrollo continuo del liderazgo.

 

Visión: del tamaño de Dios

 

Los catalizadores de CPM comienzan con la creencia de que todo un grupo de personas no alcanzadas, ciudad, región y nación puede ser alcanzada y será alcanzada. En lugar de preguntar: “¿Qué puedo hacer?” preguntan: “¿Qué hay que hacer para que se inicie un movimiento?” Esto mantiene su enfoque y el enfoque de los nuevos creyentes directamente en Dios. Los obliga a confiar en Dios para ver que suceda lo imposible. Estos forasteros iniciales juegan un papel crucial en proyectar la visión a los posibles socios que se unirán al trabajo de la cosecha. Cualquier forastero extranjero debe encontrar un vecino cultural cercano o creyentes internos que se levanten y lideren los esfuerzos iniciales para llegar al grupo. A medida que los líderes internos emergen y se multiplican, “captan” la misma visión del tamaño de Dios.

 

Oración: Fundamento para Fruto (Juan 14:13-14)

 

Una encuesta de plantadores de iglesias efectivos en un CPM grande encontró que eran un grupo muy diverso. Pero tenían una cosa principal en común: todos pasaban al menos dos horas al día en oración y tenían momentos especiales semanales y mensuales de oración y ayuno con sus equipos. Estos no eran ministros pagados. Cada uno de ellos tenía trabajos “normales”, pero sabían que su fruto estaba ligado a su vida de oración. Este compromiso de oración de los plantadores se transmite a los nuevos creyentes.

 

Capacitación: todos están capacitados

 

Una mujer en una capacitación de líderes de CPM en la India dijo: “No sé por qué me pidieron que hablara sobre la plantación de iglesias. No puedo leer y no puedo escribir. Todo lo que puedo hacer es sanar a los enfermos y resucitar a los muertos y enseñar la Biblia. Solo he podido plantar unas 100 iglesias”. ¿No desearíamos ser tan “inferiores” como ella?

 

En los CPM, todos esperan capacitarse y capacitar a otros lo antes posible. En un país, cuando se nos solicitó capacitar a los líderes, las preocupaciones de seguridad solo nos permitieron reunirnos con 30 líderes. Pero cada semana este grupo capacitó a otras 150 personas utilizando los mismos materiales de capacitación bíblicos.

 

Enseñanza: Manual de Entrenamiento es la Biblia

 

Una de las mejores maneras de evitar cargas innecesarias es usar la Biblia como manual de capacitación. Los líderes de CPM desarrollan a otros líderes ayudándolos a depender de la Biblia y el Espíritu Santo, en lugar de ellos mismos. Cuando los nuevos creyentes hacen preguntas, el plantador de iglesias generalmente responde: “¿Qué dice la Biblia?” Luego los guían para que vean varias Escrituras y no solo su texto de prueba favorito. Una verdad fundamental proviene de Juan 6:45 (NVI): “‘Todos serán enseñados por Dios’. Todo el que ha oído al Padre y ha aprendido de él, viene a mí”. El iniciador de iglesias puede ocasionalmente exhortar o dar información, pero su enfoque más común es ayudar a los nuevos creyentes a encontrar las respuestas por sí mismos. Hacer discípulos, formar iglesias y desarrollar líderes están todos centrados en la Biblia. Esto permite la reproducción efectiva de discípulos, iglesias y líderes.

 

En la segunda parte de esta publicación, veremos patrones ministeriales adicionales que preparan el escenario para el desarrollo continuo de liderazgo en los movimientos.

Esta publicación está tomada de las paginas 96-100 del libro 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible en  24:14 o Amazon. Es una revisión del autor de un articulo originalmente en la edición de julio-agosto de 2012 of Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org.

Categorías
Acerca de los movimientos

Puntos Claves de Oración para los Movimientos

Puntos Claves de Oración para los Movimientos

Por Shodankeh Johnson –

Un movimiento de plantación de iglesias no puede suceder sin un movimiento de oración primero. El pueblo de Dios necesita pasar tiempo en oración y ayuno. Debemos enseñar y entrenar a nuestros discípulos a orar fervientemente. Si esperamos algún éxito entre los no alcanzados, necesitamos un ministerio de oración y discípulos de oración. La oración es el motor de un movimiento, y la eficacia en la oración muchas veces depende de saber qué pedir.

 

Aquí están los doce principales puntos de oración que usamos en nuestro movimiento en África Occidental.

 

Oración:

  1. Para que Dios envié obreros a la cosecha. Por un aumento de hacedores de discípulos e intercesores.

«Es abundante la cosecha —les dijo—, pero son pocos los obreros. Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que mande obreros a su campo.  (Lucas 10:2 NVI)

  1. Para que Dios toque el corazón de las personas y las atraiga hacia Sí.

 También Saúl se fue a su casa en Guibeá, acompañado por un grupo de hombres ilustres, a quienes el Señor les había movido el corazón. (1 Samuel 10:26 NVI)

—Dejen de murmurar —replicó Jesús—.  Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.  En los profetas está escrito: “A todos los instruirá Dios”. En efecto, todo el que escucha al Padre y aprende de él viene a mí. (Juan 6:43-45 NVI)

El sábado salimos a las afueras de la ciudad, y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido.  Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo. (Hechos 16:13-14 NVI)

 

  1. Por puertas abierta para el Evangelio. 

Y, al mismo tiempo, intercedan por nosotros a fin de que Dios nos abra las puertas para proclamar la palabra, el misterio de Cristo por el cual estoy preso.  Oren para que yo lo anuncie con claridad, como debo hacerlo.  (Colosenses 4:3-4 NVI)

  1. Para encontrar personas de paz. 

 »Cuando entren en una casa, digan primero: “Paz a esta casa”.  Si hay allí alguien digno de paz, gozará de ella; y, si no, la bendición no se cumplirá. Quédense en esa casa, y coman y beban de lo que ellos tengan, porque el trabajador tiene derecho a su sueldo. No anden de casa en casa. (Lucas 10:5-7 NVI)

  1. Para que se rompa toda Fortaleza y mentira del enemigo. 

Pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo.  Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas.  Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo. (2 Corintios 10:3-5 NVI)

 

  1. Para que Dios les conceda audacia en compartir el Evangelio. 

 Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno. Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús».  Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno. (Hechos 4:29-31 NVI)

 

  1. Por una unción fresca y el poder del Espíritu Santo sobre los hacedores de discípulos.

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos  y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos” (Lucas 4:18 NVI)

Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto. (Lucas 24:49 NVI)

 Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. (Hechos 1:8 NVI)

Y los discípulos quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo. (Hechos 13:52 NVI)

 

  1. Para que aumenten las señales los prodigios y los milagros. 

Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús. (Hechos 4:30 NVI)

Pueblo de Israel, escuchen esto: Jesús de Nazaret fue un hombre acreditado por Dios ante ustedes con milagros, señales y prodigios, los cuales realizó Dios entre ustedes por medio de él, como bien lo saben.  (Hechos 4:22 NVI)

Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre.  (Juan 14:12 NVI)

My message and my preaching were not with wise and persuasive words, but with a demonstration of the Spirit’s power, so that your faith might not rest on human wisdom, but on God’s power. (1 Corinthians 2:4-5 NIV) 

No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes, sino con demostración del poder del Espíritu  para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana, sino del poder de Dios. (1 Corintios 2:4-5 NVI)

  1. Por la protección de los trabajadores en el campo. 

Los envío como ovejas en medio de lobos. Por tanto, sean astutos como serpientes y sencillos como palomas. (Mateo 10:16 NVI)

Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo —respondió él—.  Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño. (Lucas 10:18-19 NVI)

  1. Por recursos para el trabajo por  hacer. 

 Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús. (Filipenses 4:19 NVI)

 Y  Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes. (2 Corintios 9:8 NVI)

  1. Por la multiplicación que lleva a que los movimientos ardan en los corazones de las personas.  

 Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. (Mateo 18:19-20 NVI)

 Y la palabra de Dios se difundía: el número de los discípulos aumentaba considerablemente en Jerusalén, e incluso muchos de los sacerdotes obedecían a la fe. (Hechos 6:7 NVI)

Y los bendijo con estas palabras: Sean fructíferos y multiplíquense;    llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo,    y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo. (Génesis 1:28 NVI)

 

  1. Por otros movimientos y formadores de discípulos en todo el mundo. 

Siempre damos gracias a Dios por todos ustedes cuando los mencionamos en nuestras oraciones.  Los recordamos constantemente delante de nuestro Dios y Padre a causa de la obra realizada por su fe, el trabajo motivado por su amor, y la constancia sostenida por su esperanza en nuestro Señor Jesucristo. (1 Tesalonicenses 1”2-3 NVI)

Categorías
Acerca de los movimientos

Dinámicas y Desafíos Generacionales –Segunda Parte

Dinámicas y Desafíos Generacionales –Segunda Parte

por Steve Smith and Stan Parks –

En la primera parte abordamos la dinámica y los desafíos de las dos primeras etapas de la multiplicación generacional de la iglesia. En la segunda parte continuaremos discutiendo estas dinámicas y etapas posteriores.

 

Etapa 3: Una red en expansión: Iglesias iniciales de tercera generación.

 

  • Las iglesias de primera y segunda generación están sólidamente establecidas y en crecimiento
  • Varios grupos  de tercera generación están comenzando y otros se están convirtiendo en iglesias
  • Los líderes clave se identifican activamente y reciben orientación y discipulado
  • Fuerte enfoque en asegurar la salud del grupo multigeneracional y el desarrollo del liderazgo
  • La mayoría de los movimientos están usando árboles generacionales (mostrando iglesias de hijos, nietos y bisnietos)
  • El deseo de iglesias “nietas” (generación 3) tiene un fuerte énfasis.
  • La visión clara y los procesos grupales reproducibles se utilizan en toda la red en expansión
  • Los líderes internos en todos los niveles están compartiendo testimonios de avances 
  • Han surgido líderes internos con una gran visión y son los catalizadores clave

 

Desafíos

 

  • El entusiasmo por la primera y segunda  generación puede cegar a los líderes a la hora de trabajar para la tercera generación y más allá
  • Faltan algunas partes claves de las reuniones de la iglesia. (La proyección de la visión, la rendición de cuentas y la capacitación de otros marcan la diferencia entre simplemente hablar de la biblia en el grupo y realmente crecer en el discipulado y reproducir discípulos)
  • Visión débil, La visón no se trasmite generacionalmente. (Las primeras generaciones tienen una mayor visión que las generaciones posteriores)
  • El miedo se ha instalado, tratando de evitar persecución
  • Pobre desarrollo de liderazgo, necesidad de desarrollar Timoteos
  • Un DNA de movimiento insuficiente en los líderes de grupos puede detener el crecimiento. Por ejemplo: grupos que no se reproducen o líderes locales que no crecen en su llamado y supervisión de otras generaciones y líderes
  • El(los) acompañante(s) parte(n) prematuramente





Etapa 4: Un CPM emergente – Iglesias iniciales de cuarta generación.

 

  • Iglesias estables de la tercera generación con algunos grupos e iglesias de la cuarta generación   (o incluso de quinta y sexta generación)
  • Un grupo creciente de líderes indígenas supervisando el movimiento
  • Los líderes locales y paralelos buscan intencionalmente replicar el ADN del movimiento en todas las generaciones
  • Los acompañantes siguen desempeñando funciones clave en la tutoría de líderes clave
  • Desarrollo intencional de redes de liderazgo (líderes que se reúnen con otros líderes para apoyo mutuo y aprendizaje)
  • Tal vez comenzando a generar trabajo en nuevas áreas
  • Los desafíos internos o externos han ayudado a traer madurez, perseverancia, fe y crecimiento al liderazgo y a las iglesias
  • Si los movimientos llegan a las iglesias de tercera generación por lo general llegan también a las iglesias de cuarta generación
  • Superar el desafío de compartir el liderazgo: realmente levantar a otros líderes

 

Desafíos

  • Falta de visión para ir más allá de su esfera natural (fuera de su propio idioma/grupo de personas)
  • Demasiada confianza en un líder clave del movimiento
  • Formación de nivel medio inconsistente o mal enfocada
  • No cambiar la prioridad de los líderes externos a los líderes internos y llegar a nuevos segmentos de la población.
  • Cambio del liderazgo clave
  • Saturación de la esfera natural (oikos) y aún así no llegar a ser transcultural o interregional
  • Depender de la financiación extranjera
  • Personas externas no conectadas con el movimiento que ofrecen salarios a líderes internos
  • Falta de preparación a través del aprendizaje bíblico para resistir la influencia de líderes cristianos externos que quieren “corregir” su teología/eclesiología

 

Etapa 5: Un movimiento de plantación de Iglesias.

 

  • Múltiples flujos de iglesias de cuarta generación que se reproducen constantemente (la definición aceptada de un CPM)
  • Esta etapa generalmente se alcanza de 3 a 5 años después de que se inician las primeras iglesias
  • Por lo general, más de 100 iglesias
  • La mayor parte del crecimiento aún está por llegar, pero los elementos o procesos centrales para ese crecimiento sostenido ya se han establecido o iniciado.
  • Idealmente, cuatro o más flujos separados
  • Idealmente, un equipo de liderazgo sólido de creyentes locales liderando el movimiento, con los acompañantes en su mayoría trabajando solo con el equipo de liderazgo
  • Si bien las etapas 1 a 4 pueden ser vulnerables al colapso, los colapsos rara vez ocurren en la etapa 5 (y más allá)
  • Dado que el mayor crecimiento de movimientos se da en las etapas 6 y 7, es importante seguir formando líderes y transmitiendo el ADN de visión y movimiento a todos los niveles

 

Desafíos

 

  • Un CPM puede estancarse en esta etapa si el desarrollo del liderazgo es débil
  •  No tener un proceso claro para rastrear y asegurar la salud en todas las generaciones de grupos.
  • Cuanto mayor sea el crecimiento cuantitativo y cualitativo, más probable será que los grupos cristianos externos se sientan motivados a ofrecer fondos a cambio del control.
  • No seguir iniciando nuevas transmisiones
  • Además de estar demasiado involucrado en los procesos de decisión

 

Etapa 6: Un CPM sostenido y en expansión. 

 

  • Una red visionaria de liderazgo indígena que lidere el movimiento con poca o ninguna necesidad de personas externas y que multiplique el liderazgo en todos los niveles.
  • Líderes internos espiritualmente maduros
  • El movimiento crece tanto numérica como espiritualmente
  • Penetración y expansión significativa en todo el grupo de personas
  • Suficientes corrientes, líderes e iglesias para poder encontrar y refinar las mejores prácticas para ayudar con el crecimiento continúo del movimiento.
  • Iglesias estables de séptima, sexta y quinta generación  en múltiples corrientes  activamente multiplicando  grupos e iglesias con el ADN del movimiento, siendo replicado en todas las generaciones
  • El movimiento ha resistido fuertes desafíos internos y/o externos.

 

 

Desafíos 

 

  • Hasta la etapa 5, los movimientos aún pueden estar “fuera del radar”, pero en la etapa 6, se vuelven más conocidos y navegar esto puede presentar desafíos
  • Esta visibilidad puede llevar a la oposición de las iglesias/denominaciones tradicionales
  • Esta visibilidad también puede conducir a una mayor persecución y, a veces dirigido a los líderes clave.
  • Las redes de liderazgo deben continuar expandiéndose para mantenerse al día con el ministerio en expansión
  • Necesidad de continuar con el uso inteligente de la financiación interna y externa.
  • El crecimiento de la etapa 6 puede ser significativo, pero por lo general se limita a un grupo o grupo de personas. Para llegar a la etapa 7 a menudo se requiere una visión y capacitación especial para lograr que un movimiento salte a nuevos grupos de personas y regiones




Etapa 7: Un CPM multiplicador.

 

  • El CPM por lo general cataliza de forma orgánica e intencional a los CPM en otros grupos de personas y/o regiones.
  • La CPM se ha convertido en un movimiento que multiplica nuevos movimientos. Esta debería ser la visión final para todos los acompañantes cuando comienzan su trabajo en la etapa 1.
  • Los líderes del movimiento adoptan una visión más amplia para completar la Gran Comisión en toda su región o grupo religioso.
  • Los líderes de los movimientos desarrollan recursos de capacitación y equipamiento para ayudar a iniciar otros movimientos.
  • Por lo general, más de 5000 iglesias

 

Desafíos

 

  • Los líderes de la Etapa 7 necesitan aprender cómo equipar y enviar a otros a cruzar culturas de manera efectiva
  • Es importante aprender a desarrollar líderes de movimientos que no dependan de los líderes originales de la CPM
  • Liderar una red de movimientos multiplicadores es un rol muy raro. Requiere relación y aprendizaje mutuo con otros líderes de la Etapa 7 del exterior
  • Los líderes de la Etapa 7 tienen mucho que ofrecer a la iglesia global pero debe haber un esfuerzo intencional para darles una voz y para que la iglesia global los escuche y aprenda de ellos

 

 

 Principios claves (algunos de los principios más importantes según lo acordado por un grupo de 38 catalizadores y lideres de CPM)

  • Importancia de “dejar ir”: no todos los grupos, discípulos, líderes, se reproducirán; así que deja ir algunos
  • Invertir profundamente en aquellos con quienes trabajamos: relación con Dios, familia, trabajadores, problemas de carácter. Sean transparentes como peregrinos juntos
  • El mentor no solo “da” sino que también recibe información y es vulnerable a aquellos a los que mentorea
  • Multiplicar la “nutrición”. Evite reducir la reproducción. Asesorar a nuevos mentores para que ellos equipen a las próximas generaciones. (Mateo 10:8 – un verdadero discípulo recibe gratuitamente y da gratuitamente)
  • Crear una cultura cristiana contraria a la tradicional sin criticar a la iglesia tradicional
  • Es importante hacer un seguimiento del progreso: evaluar y diagnosticar el crecimiento
  • Todos comenzamos ministerios con altos niveles de intencionalidad, pero no siempre nos adaptamos a medida que funciona. Debemos mantener ese nivel de intencionalidad y confianza en Dios. No debemos “relajarnos” en un sistema ya establecido.

Steve Smith, Th.D. (1962-2019) fue co-facilitador de la Coalición 24:14  y autor de varios libros (incluido T4T: (A Discipleship Re-Revolution). El catalizo o entreno a CPM en todo el mundo durante casi dos décadas.

Stan Parks Ph.D. sirve a la Coalición  24:14  (Equipo de Facilitadores) , Beyond ( Estrategias Globales VP) y  Ethne (Equipo de Liderazgo).  Es capacitador y entrenador de una variedad de CPM a nivel mundial y ha vivido y servido entre los no alcanzados desde 1994.

Este material se publicó originalmente  como Apéndice D (paginas 333-345) en 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible en  24:14 o Amazon

Categorías
Acerca de los movimientos

Dinámicas y Desafíos Generacionales – Primera Parte

Dinámicas y Desafíos Generacionales – Primera Parte

By Steve Smith and Stan Parks –

Los movimientos son desordenados y es posible que no siempre se desarrollen de manera ordenada y secuencial como se presenta aquí. Sin embargo, a medida que estudiamos cientos de movimientos en todo el mundo, vemos que los movimientos suelen crecer a través de siete etapas distintas. Cada etapa representa un nuevo avance, pero también trae nuevos desafíos. A continuación se presenta una breve descripción de estas etapas y desafíos. Dado que los Movimientos de Plantación de Iglesias (CPM) a menudo van en contra de nuestras tradiciones, es difícil mantenerse en el camino. Los esfuerzos de CPM deben ser grandes intencionalmente en cada etapa.

Primero, dos aclaraciones: cuando hablamos de generaciones (Generación 1, Generación 2, Generación 3…) dentro de un movimiento, nos referimos a nuevos grupos/iglesias de NUEVOS creyentes. No contamos a los creyentes, equipos o iglesias originales que inicialmente trabajaron para comenzar nuevos grupos. Consideramos a los creyentes/iglesias que inician el trabajo Generación 0, indicando que son la generación base.

Además, nuestra definición funcional de iglesia proviene de Hechos 2:37-47. Una iglesia nace cuando un número de personas en un grupo se comprometen con Jesús como Señor y son bautizados. Entonces comienzan a vivir juntos su amor y obediencia a Jesús. Muchas de estas iglesias usan Hechos 2 como modelo de los elementos principales de su vida en común. Estos incluyen el arrepentimiento, el bautismo, el Espíritu Santo, la palabra de Dios, el compañerismo, la Cena del Señor, la oración, las señales y prodigios, el dar, el reunirse, el dar gracias y la alabanza.

Etapa 1: Dinámicas claves para empezar un CPM

  • Un equipo de CPM está presente, idealmente trabajando junto con otros
  •  Los esfuerzos iniciales de CPM a menudo son iniciados por discípulos externos, a veces llamados “juntos”. Estos discípulos de fuera de la cultura trabajan junto con miembros de la cultura o vecinos cercanos a la cultura.
  •  Los movimientos requieren una visión compartida del tamaño de Dios, por lo que los acompañantes se enfocan en escuchar la visión de Dios para este grupo.
  •  Los movimientos requieren procesos efectivos, por lo que los acompañantes se enfocan en sentar las bases para estos.
  •  Los catalizadores iniciales se enfocan en la oración y el ayuno extraordinarios, personalmente y con los colaboradores
  •  También es importante movilizar la oración y el ayuno extraordinarios (continúa en todas las etapas).
  •  Una actividad de alto valor es proyectar una visión y buscar socios locales o cercanos a la cultura con quienes trabajar juntos
  •  Es necesario desarrollar/probar estrategias de acceso para obtener oportunidades de relacionarse con las personas perdidas
  •  Este acceso debe llevar a buscar, sembrar y filtrar por hogares (o redes) de paz (a través de Personas de Paz).
  • En esta etapa se encuentran las primeras Casas de Paz

 Desafíos  para los esfuerzos iniciales de  CPM 

  • Tratar de convertir a las personas amables en Personas de Paz. (Un PdP real tiene hambre)
  • Confundir a un individuo interesado con una Persona de Paz. (Un PdP real puede abrir a su familia y/o red de amigos)
  • En lugar de entrenar a tantos creyentes como sea posible para que se unan a la búsqueda, el forastero trabaja solo para encontrar a las personas de la paz/personas del cuarto suelo
  • No es un alcance lo suficientemente amplio y audaz
  • No confiar completamente en Dios; confiar demasiado en los “métodos” de un cierto modelo de CP
  • No trabajar lo suficientemente duro (las personas con apoyo total deben trabajar a tiempo completo; las personas con otros trabajos también deben dedicar un tiempo significativo a la oración y la divulgación)
  • Dedicar tiempo a actividades buenas (o incluso mediocres) en lugar de las actividades más fructíferas
  • Centrarse en “lo que puedo hacer” frente a “lo que hay que hacer”
  • Falta de fe (“Esta área es demasiado difícil”).
  • Además de no ser hacedores, sino simplemente “entrenadores” que no modelan lo que entrenan

—————El obstáculo más difícil es de 0 a 1ra generación de iglesias—————

Dinámicas claves para Iglesias de primera generación  

  • La nueva iglesia debe basar su comprensión y práctica de ser discípulos y ser la iglesia en las Escrituras, no en las opiniones y/o tradiciones de los extraños.
  •  Deben depender de las Escrituras y del Espíritu Santo, no de lo externo
  •  Debe haber una ruta clara de CPM. Aunque hay muchas variaciones, los CPM tienen caminos claros para todos los involucrados. Los elementos clave son: 1) entrenar a los creyentes, 2) involucrar a los perdidos, 3) discipular, 4) compromiso, 5) formación de la iglesia, 6) formación de líderes) 7) comenzar en nuevas comunidades.
  • Debe haber un llamado fuerte y claro al compromiso
  • Debe haber una comprensión clara de algunas verdades cruciales: Jesús como Señor, arrepentimiento y renuncia, bautismo, superación de la persecución, etc.
  • El forastero no debe ser el(los) líder(es) de la iglesia; deben empoderar y capacitar a los de adentro para liderar la nueva iglesia.

Desafíos para las iglesias de primera generación 

  • Una falla común es no encontrar colaboradores locales clave con visión (no “trabajadores contratados” que realizan el ministerio principalmente por financiamiento)
  • Los forasteros pueden sabotear el crecimiento al no tener una alta tolerancia al error. Deben evitar la tentación de convertirse en expertos. El discipulado basado en la obediencia corrige errores y mantiene al Espíritu Santo y la Biblia como líderes
  • Los líderes deben avanzar suavemente cuando las personas improductivas no producen
  • Un error es asesorar a personas que no asesoran a otros
  • Un error relacionado es asesorar solo el aspecto del ministerio y no a la persona en su totalidad (relación personal con Dios, familia, trabajo, etc.).
  • Los acompañantes sin experiencia pueden retrasar o frustrar el crecimiento al no saber cómo empoderar y liberar a los de adentro para facilitar o incluso iniciar nuevos grupos
  • Los acompañantes a veces no se dan cuenta o no están comprometidos con el entrenamiento intensivo que necesitan los nuevos líderes
  •  Un descuido es el énfasis solamente en la “profesión de fe” y no también en la renuncia a las lealtades que separan a los nuevos creyentes de Dios

Etapa 2: Crecimiento enfocado en las iglesias de segunda generación 

  • Las iglesias de la primera generación están creciendo activamente.
  • Los acompañantes se enfocan intencionalmente en desarrollar líderes  de la primera generación
  • Las iglesias de la primera generación  están iniciando grupos/iglesias  de segunda generación
  • Los discípulos de  primea generación  han llegado a la fe con el ADN del movimiento, por lo que es más natural para ellos reproducir las dinámicas y los procesos clave que para los discípulos de la generación 0
  • A medida que crece el número de discípulos e iglesias  la oposición y la persecución a veces pueden crecer como respuesta
  • Los líderes de generación 0 deben priorizar ayudar a los líderes e iglesias de la primera generación a reproducirse en lugar de priorizar el inicio de nuevos grupos.

Desafíos 

  • La ruta de CPM se ha hecho demasiado complicada; solo pueden hacerlo cristianos maduros, no nuevos discípulos
  • Faltan diferentes piezas de ruta de CPM, es fácil que los creyentes pasen por alto elementos clave (de los seis elementos anteriores)
  • El proceso del grupo es débil (mirar hacia atrás, mirar hacia arriba, mirar hacia adelante); la rendición de cuentas es débil.
  • No encontrar Personas de la Paz/personas del cuarto suelo en la primera generación
  • No establecer el ADN de “seguir a Jesús y pescar personas” (Marcos 1:17) en horas/días
  • No entrenar el proceso de “Modelo-Asistencia-Observación-Salir” en cada etapa
  • No cosechar oikos (red de familiares y amigos) en la primera generación

—————El segundo obstáculo más difícil  es de 2da a 3ra generación de iglesias—————

En la segunda parte abordaremos este desafío, junto con la dinámica y los desafíos de las etapas 3 -7.

Steve Smith, Th.D. (1962-2019) fue cofacilitador de la Coalición 24:14 y autor de varios libros (incluido T4T: A Discipleship Re-Revolution). Catalizó o entrenó a CPM en todo el mundo durante casi dos décadas.

Stan Parks Ph.D. sirve a la Coalición 24:14 (Equipo de Facilitación), Beyond (Estrategias Globales VP) y Ethne (Equipo de Liderazgo). Es capacitador y entrenador de una variedad de CPM a nivel mundial y ha vivido y servido entre los no alcanzados desde 1994.

Este material fue originalmente publicado como  Apéndice D (páginas 333-338) 2n 24:14 – A Testimony to All Peoples,  disponible en24:14 o Amazon

Categorías
Acerca de los movimientos

Grupos Pequeños que tienen el AND de un movimiento de formación de discípulos – Segunda Parte

Grupos Pequeños que tienen el AND de un movimiento de formación de discípulos – Segunda Parte

Por Paul Watson –

En la primera  parte describimos cuatro elementos del ADN necesarios para los grupos que se multiplican y se convierten en Iglesias reproductoras. Aquí están los elementos esenciales restantes. 

 

Obediencia

Como dije antes, la obediencia es un elemento crítico de los movimientos de formación de discípulos. La obediencia tiene que estar presente incluso a nivel de grupos pequeños, incluso con grupos de personas perdidas. Para aclarar, no miramos a grupos de personas perdidas, no agitamos nuestro dedo y decimos: “Debes obedecer este pasaje”. En cambio, preguntamos: “Si creyeras que este pasaje es de Dios, ¿qué tendrías que cambiar en tu vida?” Recuerde, ellos todavía no creen en Dios, así que “siempre que” es totalmente aceptable.

Cuando eligen seguir a Cristo, usted ajusta la pregunta, muy levemente, “Ya que cree que esto es de Dios, ¿qué va a cambiar en su vida?” Debido a que han hecho esta pregunta todo el tiempo, los nuevos creyentes no luchan con la idea de que deben obedecer la Palabra de Dios; que la Palabra de Dios requiere algo de ellos; que la Palabra de Dios requiere que cambien.

Responsabilidad

La construcción de la responsabilidad en el ADN del grupo comienza en la segunda reunión. Mire al grupo y pregunte: “Ustedes dijeron que iban a ayudar (llenen el espacio en blanco) esta semana. ¿Cómo le fue?” También pregunte: “Varios de ustedes identificaron cosas que necesitaban cambiar en su vida. ¿Hiciste esos cambios? ¿Cómo le fue?” Si no hicieron nada, anímelos a intentarlo esta vez y prepárese para compartir lo que sucedió la próxima vez que se reúnan. Enfatice que es importante que el grupo celebre los logros de todos.

Inicialmente, esto sorprenderá a todos. No lo esperarán. La segunda reunión, sin embargo, algunos estarán listos. Después de la tercera reunión, todos sabrán lo que se avecina y estarán preparados. Obviamente, esta práctica continúa después de que todos se bautizan.

Adoración

No se puede pedir a las personas perdidas que adoren a un Dios en el que no creen. No se les debe obligar a mentir cantando canciones en las que no creen. Pero, dicho esto, es posible plantar las semillas de la adoración en el ADN del grupo.

Cuando hablan de cosas por las que están agradecidos, se convertirá en adoración. Cuando hablan de los cambios que hicieron en sus vidas al responder a las Escrituras, se convertirá en adoración. Cuando celebren la diferencia que hicieron en su comunidad, se convertirá en adoración.

Los cánticos de adoración no son el corazón de la adoración más de lo que una flor es igual que su semilla. La adoración es el producto de una relación con Dios. Cantar canciones de alabanza es una expresión del gozo que trae nuestra relación con Dios. Sí, eventualmente cantarán alabanzas. El ADN para la adoración, sin embargo, está incrustado mucho antes de que comiencen a cantar.

Sagrada Escritura

La Escritura es fundamental para la reunión. El grupo lee las Escrituras, discute las Escrituras, practica recordar las Escrituras entre ellos y se les anima a obedecer las Escrituras. Las Escrituras no ceden su  importancia a ningún maestro. La Escritura es la maestra. Discutiremos esto más en el próximo elemento de ADN del grupo.

Descubrimiento

Cuando trabajamos con personas perdidas, debemos evitar caer en el papel de explicar las Escrituras. Si lo hacemos, nos convertimos en la autoridad en lugar de permitir que las Escrituras sean la autoridad. Si somos la autoridad, la replicación está limitada por nuestra capacidad de liderazgo y el tiempo que tenemos para enseñar a cada grupo. En consecuencia, pensar que el maestro es la autoridad en lugar de pensar que las  Escrituras son la autoridad, evitará que los grupos se reproduzcan como deberían.

Este es un cambio difícil de hacer. Nos encanta enseñar. Nos hace sentir bien. Conocemos las respuestas y queremos compartir ese conocimiento con otros. Pero si queremos discipular a las personas que buscan en las Escrituras y el Espíritu Santo las respuestas a sus preguntas, no podemos ser la respuesta. Tenemos que ayudarlos a descubrir lo que Dios les dice en Su Palabra.

Para reforzar esta idea, llamamos “facilitadores” a los forasteros que inician grupos. Facilitan el descubrimiento en lugar de enseñar. Su trabajo es hacer preguntas a la gente para que los haga  examinar las Escrituras. Después de leer un pasaje, preguntan: “¿Qué dice este pasaje acerca de Dios?” y, “¿Qué nos dice este pasaje sobre la humanidad?” y, “Si creyeras que esto es de Dios, ¿qué tendrías que cambiar en tu forma de vida?”

El proceso de descubrimiento es esencial para la replicación. Si los grupos no aprenden a acudir a las Escrituras y dependen del Espíritu Santo para responder sus preguntas, no crecerán como deberían y no se replicarán mucho, si es que lo hacen.

Corrección de grupo

La gran mayoría de nuestros líderes de grupo y líderes de iglesias no tienen entrenamiento bíblico institucional. Cuando la gente escucha esto, pregunta: “¿Qué pasa con la herejía? ¿Cómo evitas que tus grupos se vuelvan locos? “Esta es una gran pregunta. Como líderes, deberíamos hacer esta pregunta.

En primer lugar, todos los grupos tienden a ser heréticos al principio. No saben todo acerca de la Palabra de Dios. Están en un proceso de descubrimiento de Dios que los mueve de la desobediencia a la obediencia, pero les es imposible saberlo todo desde el principio. A medida que el grupo lee más, a medida que descubren más sobre cómo Dios quiere que se relacionen con ellos, se vuelven menos heréticos. Eso es parte del discipulado.

Si los vemos alejarse demasiado de las Escrituras, inmediatamente les presentaremos un nuevo pasaje y los guiaremos a través de un Estudio Bíblico de Descubrimiento sobre ese pasaje. (Observe que no dije “enseñar” o “corregir”. El Espíritu Santo usará las Escrituras para corregir su comportamiento. Solo necesitan que se les dirija al pasaje correcto). Después de pasar por el estudio adicional, reconocen lo que necesitan hacer. Más importante aún, realmente lo hacen.

En segundo lugar, debemos darnos cuenta de que la herejía generalmente comienza con un líder muy carismático (¡me refiero al carisma, no a la denominación!), Con algo de educación, que enseña al grupo lo que dice la Biblia y lo que deben hacer para obedecerla. En este caso, los grupos aceptan lo que dice el líder y nunca lo examinan en el contexto de las Escrituras.

Enseñamos a los grupos a leer el pasaje y examinar cómo responde cada miembro del grupo al pasaje. A los grupos se les enseña a hacer una pregunta simple: “¿Dónde ves eso en este pasaje?” Cuando alguien hace una extraña declaración de obediencia, el grupo hace esta pregunta. Cuando alguien agrega un detalle cuando vuelve a contar el pasaje, el grupo hace esta pregunta. Esta pregunta obliga a todos los miembros del grupo a enfocarse en el pasaje en cuestión y explicar sus percepciones y obediencia.

El facilitador modela la corrección de grupo. También modelan el enfoque en el pasaje en cuestión.

Sacerdocio del creyente

Los nuevos creyentes y los que aún no han creído deben darse cuenta de que no hay intermediarios entre ellos y Cristo. Tenemos que incrustar un ADN que elimine las barreras y los intermediarios percibidos. Por eso la Escritura debe ser central. Es por eso que los forasteros facilitan en lugar de enseñar. Es por eso que al grupo se le enseña a autocorregirse basándose en lo que dice la Escritura.

Sí, surgirán líderes. Tienen que emerger. Es natural. Pero el liderazgo se identifica por funciones que definen un rol. Los líderes no son una clase diferente de espiritualidad o un estatus especial. En todo caso, los líderes están sujetos a un nivel más alto de responsabilidad, pero su responsabilidad no les otorga un estatus especial.

Si el ADN del sacerdocio de los creyentes no está presente, nunca tendrán una iglesia. El proceso de discipulado debe establecer este ADN.

Al usar estas prácticas esenciales en las reuniones de grupo, hemos visto a los no creyentes convertirse en discípulos obedientes de Jesús que continúan haciendo más discípulos y comienzan nuevos grupos que se convierten en iglesias.

Paul fundó Contagious Disciple Making (www.contagiousdisciplemaking.com) para construir una comunidad de Discípulos-Hacedores y entrenarlos en la aplicación de los principios del Movimiento de Hacer Discípulos en los Estados Unidos y Canadá. Es instructor habitual de Perspectivas sobre el movimiento cristiano mundial y es coautor de Contagious Disciple Making: Guiando a otros en un viaje espiritual de descubrimiento con su padre, David Watson.

Adaptado de un artículo en la edición de noviembre-diciembre de 2012 de Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org, páginas 24-25, y publicado en las páginas 65-73 del libro 24:14 – Un testimonio para todos los pueblos, disponible en 24:14 o Amazon.

Categorías
Acerca de los movimientos

Grupos Pequeños que tiene el AND de un movimiento de formación de discípulos – Primera Parte

Grupos Pequeños que tiene el AND de un movimiento de formación de discípulos – Primera Parte

Por Paul Watson –

Los grupos, y el proceso del grupo, son un elemento estratégico de nuestro plan para plantar el evangelio en todo el mundo. Subestimar el poder de los grupos y la importancia del proceso grupal es uno de los errores más grandes que puede cometer un iniciador del evangelio.

Grupos de Discipulado

Utilice agrupaciones existentes. Hay muchos beneficios de involucrar a las agrupaciones existentes en lugar de iniciar grupos compuestos por personas de diferentes grupos. Una es que cuando se involucra a los grupos existentes, se reducen muchas barreras culturales que retrasan (o detienen) el proceso del grupo. Las familias tienen estructuras de autoridad existentes. Los grupos de afinidad bien establecidos ya tienen líderes y seguidores. Dicho esto, los grupos todavía necesitan ser discipulados. En otras palabras, necesitan que se les enseñe cómo estudiar juntos la Biblia, cómo descubrir lo que Dios dice a través de Su Palabra, cómo cambiar sus vidas para obedecer la Palabra de Dios y cómo compartir pasajes bíblicos con amigos y familiares. A continuación, se explica cómo establecer el ADN de un grupo saludable.

Establezca el ADN temprano. Los grupos establecen los hábitos y el ADN de las reuniones muy rápidamente, en la tercera o cuarta reunión. Los grupos son muy resistentes al cambio una vez que han establecido su patrón de reunión. En consecuencia, el ADN del grupo debe establecerse durante su primera reunión con el grupo.

Establece el ADN a través de la acción. No se le puede decir a la gente qué ADN necesitan. Tienes que conseguir que hagan cosas, o que piensen en las cosas de una manera que les lleve a desarrollar hábitos. Estos hábitos se convierten en ADN. Si establece bien el ADN, a través de la acción, no de la instrucción, los grupos replicarán ese ADN de forma natural dentro de sus silos y en silos superpuestos. Hablaremos de esto más en la sección de Procesos grupales.

Establezca el ADN a través de la repetición. El ADN grupal es el producto de lo que haces y lo que haces a menudo. No puedes hacer algo una o dos veces y esperar que se convierta en ADN.

Establece el ADN correcto. Se requiere un ADN mínimo para que los grupos se repliquen después de la primera generación. Echemos un vistazo a cada elemento.

¿Qué ADN necesitas para los grupos que se multiplican y se convierten en iglesias reproductoras?

Oración

Así como la oración es un elemento esencial de los movimientos, la oración también es un elemento crítico de los grupos. Desde la primera reunión, incorporamos la oración en el proceso del grupo. Recuerde, nunca le pedimos a las personas perdidas que inclinen la cabeza y oren. No explicamos qué es la oración. No tenemos una conferencia sobre esto como una parte importante del ADN del grupo. En su lugar, presentamos una pregunta simple: “¿De qué estás agradecido hoy?” Cada persona del grupo comparte. Más tarde, después de que eligen seguir a Cristo, les decimos: “¿Recuerdas cómo abrimos cada reunión con la pregunta” De qué estás agradecido? “. Ahora, como seguidores de Cristo, hablamos con Dios de la misma manera. ¿Vamos a decirle de qué estamos agradecidos? “

Intercesión

Toda intercesión es oración, pero no toda oración es intercesión. Por eso separamos la intercesión y la oración como partes del ADN de los grupos que se replican. La intercesión implica compartir preocupaciones y tensiones personales, así como las preocupaciones y tensiones de los demás. Una simple pregunta: “¿Qué cosas te han estresado esta semana?” introduce este elemento de ADN a grupos de personas perdidas. Nuevamente, cada persona comparte. Después de que el grupo se convierte en un grupo bautizado de creyentes, decimos: “De la misma manera que compartieron cosas que los estresaron entre sí, ahora pueden compartir esas mismas cosas con Dios. Hagámoslo ahora “.

Ministerio

David Watson define el ministerio como “Dios usando a su pueblo para responder a las oraciones de los perdidos y salvos”. Como cualquier grupo, perdido o salvo, comparte sus necesidades, habrá un deseo grupal de hacer una diferencia. Todo lo que el grupo necesita es un pequeño empujón. Haga la pregunta: “Mientras compartimos cosas que nos estresaron, ¿hay alguna forma en que podamos ayudarnos unos a otros durante la próxima semana?” Continúe con: “¿Conoce a alguien en su comunidad que necesite nuestra ayuda?” Incruste este ADN desde el principio y no tendrá que preocuparse por motivar al grupo a transformar su comunidad cuando se conviertan en cristianos.

Evangelismo / Replicación

¿Sabías que las personas perdidas pueden evangelizar? Bueno, pueden hacerlo si lo mantiene lo suficientemente simple. El evangelismo, en esencia, es compartir el evangelio con alguien más. Cuando trabajan con personas perdidas, no conocen todo el evangelio. Eso está totalmente bien. Solo queremos que compartan la historia que acaban de escuchar con alguien que no estaba en el grupo. Les hacemos pensar de esta manera con una simple pregunta: “¿A quién conoces que necesite escuchar esta historia esta semana?”

Si esa persona está interesada, en lugar de traerla al grupo existente, hacemos que la primera persona perdida comience un grupo con ella, sus amigos y su familia. Entonces, la primera persona perdida experimenta el estudio en su grupo original y luego replica el mismo estudio en el grupo que comenzó con su amigo.

Hemos tenido grupos que iniciaron otros cuatro grupos antes de que el primer grupo se convirtiera en un grupo de creyentes bautizados. Unas pocas semanas después de que se bautizó el primer grupo, los otros grupos llegaron a un lugar donde eligieron seguir a Cristo y también se bautizaron.

En la segunda parte describiremos elementos adicionales necesarios  del ADN  para los grupos que se multiplican y se convierten en Iglesias reproductoras.

Paul fundó Contagious Disciple Making (www.contagiousdisciplemaking.com) para construir una comunidad de Discípulos-Hacedores y entrenarlos en la aplicación de los principios del Movimiento de Hacer Discípulos en los Estados Unidos y Canadá. El es un instructor habitual de Perspectivas sobre el movimiento cristiano mundial y es coautor de Contagious Disciple Making: Guiando a otros en un viaje espiritual de descubrimiento con su padre, David Watson.

Adaptado del artículo de la edición de Noviembre-Diciembre 2012  de  Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org, pp. 22-24.

_____

El evangelio generalmente fluye mucho más rápido a través de los grupos existentes, como grupos de amigos, familias, clubes de lectura, grupos de excursionistas, sucursales de una empresa, vecindarios, círculo de amigos de la escuela secundaria, un grupo de hermanas de hermandad de mujeres, grupos de tejedores, etc. Sin embargo, en lugar de cosechar el poder de los círculos sociales existentes, la iglesia se ha centrado históricamente en el evangelismo de extracción, sacando a los individuos de sus grupos sociales relacionales existentes y trasplantándolos a un nuevo grupo: la iglesia. Cuando se los coloca en un grupo nuevo con un gran número de personas que no conocen, las personas necesitan tiempo para sentirse lo suficientemente cómodas para abrirse y compartir (una parte esencial del proceso de discipulado). El avance del reino puede suceder más rápidamente cuando se planta el evangelio, con un ADN de discipulado saludable, dentro de los grupos sociales existentes.

Categorías
Acerca de los movimientos

The Story of Movements and the Spread of the Gospel

The Story of Movements and the Spread of the Gospel

By Steve Addison –

Luke begins the book of Acts by telling us that what Jesus began to do and teach, he now continues to do through his disciples empowered by the Holy Spirit.

Luke’s story of the early church is the story of the dynamic Word of the gospel which grows, spreads, and multiplies, resulting in new disciples and new churches. We get to the end of Acts and yet the story doesn’t end. Paul is under house arrest awaiting trial; meanwhile the unstoppable Word continues to spread throughout the world. Luke’s meaning is clear: the story continues through his readers who have the Word, the Spirit and the mandate to make disciples and plant churches.

Throughout church history we see this pattern continue: the Word going out through ordinary people, disciples and churches multiplying. While the Roman Empire was collapsing, God was calling a young man named Patrick. He lived in Roman Britain but was kidnapped and sold into slavery by Irish raiders. Alone and desperate, he cried out to God who rescued him. He went on to form the Celtic missionary movement that was responsible for evangelizing and planting roughly 700 churches: throughout Ireland first and then much of Europe over the next several centuries.

Two hundred years after the Reformation, Protestants still had no plan or strategy to take the gospel to the ends of the earth. That was until God used a young Austrian nobleman to transform a bickering band of religious refugees. In 1722 Count Nikolaus Zinzendorf opened his estate to persecuted religious dissenters. Through his Christlike leadership and the power of the Holy Spirit, they were transformed into the first Protestant missionary movement, known as the Moravians.

Leonard Dober and David Nitschmann were the first missionaries sent out by the Moravians. They became the founders of the Christian movement among the slaves of the West Indies. For the next fifty years the Moravians worked alone, before any other Christian missionary arrived. By then the Moravians had baptized 13,000 converts and planted churches on the islands of St. Thomas, St. Croix, Jamaica, Antigua, Barbados, and St. Kitts.

Within twenty years Moravian missionaries were in the Arctic among the Inuit, in southern Africa, among the Native Americans of North America, and in Suriname, Ceylon, China, India, and Persia. In the next 150 years, over 2,000 Moravians volunteered to serve overseas. They went to the most remote, challenging, and neglected areas. This was something new in the expansion of Christianity: an entire Christian community—families as well as singles—devoted to world missions.

When the American War of Independence broke out in 1776, most English Methodist ministers returned home. They left behind six hundred members and a young English missionary named Francis Asbury who was a disciple of John Wesley. 

Asbury had left school before he turned twelve to become a blacksmith’s apprentice. His grasp of Wesley’s example, methods and teaching enabled him to adapt them to a new mission field while remaining true to the principles.

Methodism not only survived the Revolutionary War, it swept the land. Methodism under Asbury outstripped the strongest and most established denominations. In 1775 Methodists were only 2.5% of total church membership in America. By 1850 their share had risen to 34%. This was at a time when Methodist requirements for membership were far stricter than the other denominations. 

Methodism was a movement. They believed the gospel was a dynamic force out in the world bringing salvation. They believed that God was powerfully and personally present in the life of every disciple, including African Americans and women, not just the clergy. They also believed it was their duty and priority to reach lost people and to plant churches across the nation.

American Methodism benefited greatly from the pioneering work of John Wesley and the English Methodists. Freed from the constraints of traditional English society, Asbury discovered that the Methodist movement was even more at home in a world of opportunity and freedom. 

As the movement spread through the labors of young traveling preachers, Methodism stayed cohesive through a well-defined system of community. Methodists remained connected with each other through a rhythm of class meetings, love feasts, quarterly meetings and camp meetings. By 1811 there were 400-500 camp meetings held each year, with a total attendance of over one million.

When Asbury died in 1816 there were 200,000 Methodists. By 1850 there were one million Methodists led by 4,000 traveling preachers and 8,000 local preachers. The only organization more extensive was the U.S. government.

Eventually Methodism lost its passion and settled down to enjoy its achievements. In the process it gave birth to the Holiness movement. William Seymour was a holiness preacher with a desperate desire to know the power of God. He was the son of former slaves, a janitor and blind in one eye. God chose this unlikely man to spark a movement that began in 1906 in a disused Methodist building on Azusa Street.

The emotionally charged meetings ran all day and into the night. The meetings had no central coordination, and Seymour rarely preached. He taught the people to cry out to God for sanctification, the fullness of the Holy Spirit, and divine healing.

Immediately, missionaries fanned out from Azusa Street to the world. Within two years they had brought Pentecostalism to parts of Asia, South America, the Middle East, and Africa. They were poor, untrained, and unprepared. Many died on the field. Their sacrifices were rewarded; the Pentecostal/charismatic and related movements became the fastest growing and most globally diverse expression of worldwide Christianity.

At the current rate of growth, there will be one billion Pentecostals by 2025, most of them in Asia, Africa, and Latin America. Pentecostalism is the fastest expanding movement—religious, cultural, or political—ever. 

Jesus founded a missionary movement with a mandate to take the gospel and multiply disciples and churches everywhere. History is replete with examples of movements just like in the book of Acts; I have named only a few. Three essential elements are necessary for Jesus movements: his dynamic Word, the power of the Holy Spirit and disciples who obey what Jesus has commanded.

Steve Addison is the author of Pioneering Movements: Leadership That Multiplies Disciples and Churches www.movements.net.

Adapted from an article originally published in the Jan-Feb 2018 issue of Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org, pages 29-31, and published on pages 169-173 of the book 24:14 – A Testimony to All Peoples, available from 24:14 or Amazon.

Categorías
Acerca de los movimientos

Resumen breve del Enfoque de los frutos 2021

Resumen breve del Enfoque de los frutos 2021

Por Trevor Larsen –

Vine al Señor cuando ingresé a la universidad y crecí espiritualmente durante mis años universitarios. El Señor siguió dándome compañeros de habitación de diferentes culturas, lo que despertó mi interés en el mundo. Más tarde me convertí en profesor de matemáticas y entrenador de lucha libre. Descubrí que entrenar realmente influyó en mi ministerio. Un entrenador hace la pregunta: ¿Cómo ayudas a otras personas a ser lo más eficaces posible en lo que están haciendo? Lo que estoy haciendo ahora es ayudar a los catalizadores del movimiento local en mi contexto del sudeste asiático a ser lo más efectivos posible en la plantación de iglesias y el liderazgo. Después de enseñar y entrenar, fui al seminario, donde ministré a muchos refugiados camboyanos, vietnamitas y laosianos que acababan de llegar después de los Campos de la Muerte, con historias de varios millones de muertos. Estos refugiados fueron colocados en 10 ciudades de Estados Unidos, incluida la ciudad donde asistí al seminario.

Recluté y formé equipos con otros 15 seminaristas, de acuerdo con los grupos de idiomas en los que nos estábamos enfocando. Descubrí que era una buena opción para mí movilizar también a los habitantes del sudeste asiático locales para discipular a otros. Nos sorprendió el hecho de que algunas personas que estábamos capacitando (quienes pensabamos que recibían nuestro ministerio) realmente dieron la vuelta y comenzaron otras iglesias, tanto en su ciudad como en Camboya, a través de sus familiares. En ese momento comenzamos a pensar en múltiples generaciones, lo que ha continuado hasta el día de hoy. Fui pastor en California durante siete años y luego he estado enseñando en un seminario asiático desde 1993, durante 28 años. Doy clases a nivel de Doctorado y Maestría, en un conjunto de 15 seminarios vinculados. Esa es la razón de mi visa para estar en el país. Pero pasamos al trabajo de las UPG hace unos 22 años, enfocándonos en las UPG de religión mayoritaria. Desarrollé una organización de plantadores de iglesias locales que llegan a las UPG de nuestro país. Se ha convertido en una parte más importante de mi vida que la enseñanza del seminario, aunque sigo haciendo ambas cosas.

Algunos pueden tener dificultades para aceptar la iglesia poco convencional de la que hablo. Tenga en cuenta: como profesor de seminario, estoy fuertemente conectado con las iglesias convencionales, y los líderes denominacionales aquí me hablan de sus desafíos. Cuando me mudé aquí por primera vez, las iglesias convencionales fueron muy fructíferas. Pero durante este período de 20 años, las iglesias convencionales que habían sido muy fructíferas han declinado en su fecundidad y se están frustrando cada vez más. Las condiciones cambiaron en nuestro contexto cuando el fundamentalismo aumentó en 2000, y las iglesias convencionales han tardado mucho en adaptar sus métodos a las nuevas condiciones. Me hablan cada vez más de sus frustraciones. 

Las iglesias convencionales no habían sido fructíferas entre las UPG, por lo que en 1998 comenzamos a experimentar silenciosamente con cuatro jóvenes graduados del seminario, tratando de desarrollar un modelo diferente, con el objetivo de obtener mejores resultados en una UPG. El gráfico de triunfos reportado por este pequeño equipo ministerial siguió aumentando, mientras que los líderes de la iglesia convencional me contaban historias de cómo su fecundidad seguía disminuyendo. Me encontré en una yuxtaposición bastante interesante de dos mundos: dos grupos de personas que sirven al Señor con diferentes modelos y que tienen resultados muy diferentes. Ese es mi trasfondo. Entiendo las historias de ambos tipos de modelos de ministerio: las iglesias convencionales y la “iglesia sin muros” que nuestro equipo estaba desarrollando.

Para abreviar la historia, comencé con evangelistas locales que pensé que eran buenos en la evangelización entre las personas de la religión mayoritaria. Luego entrené a cuatro evangelistas locales de tiempo completo que estaban desarrollando nuestro experimento. Decidimos que solo contaríamos con las personas de la religión mayoritaria a las que se llegaba, porque no queríamos volver a deslizarnos hacia las partes más accesibles del país. Nos tomó tres años llegar a nuestro primer grupo pequeño de cinco creyentes. Luego nos tomó cuatro años más de lucha para llegar a 22 grupos, mientras aprendíamos sobre lo que funcionó y lo que no funcionó. La mayoría de esos grupos eran grupos de primera generación liderados por nuestros plantadores de iglesias; el ministerio aún no se había arraigado en los líderes locales. Fueron necesarios otros tres años para llegar a 52 grupos, mientras descubríamos otras prácticas fructíferas. Luego, en solo dos años más, el ministerio había crecido a 110 grupos. En ese momento, nos sorprendió descubrir que los grupos de creyentes se duplicaban más rápidamente y nos sorprendió cuando encontramos a nuestros primeros grupos de tercera generación. ¡Estaba comenzando a arraigarse en la cultura local y los líderes locales!

Pensaba  en estos 110 grupos en un avión a los EE. UU., cuando me preparaba para presentar un estudio de caso en una conferencia. Comencé a llorar en el avión, mientras sumaba todas las pequeñas notas escritas a mano que me habían dado en el aeropuerto, cuando me di cuenta de que estábamos duplicando nuestra velocidad. La cantidad de años que nos tomó duplicar había disminuido bastante de 2006 a 2008, en comparación con lo que había sido antes. Empecé a pensar: “Vaya, si podemos llegar a la tercera generación de grupos, ¿qué nos impide llegar a la octava generación? ¿Puede convertirse esto en un sistema continuamente expandible? ¿Cuáles son los obstáculos para la expansión continua? “ 

A partir de ese primer grupo en 2000, este movimiento se ha convertido en miles de grupos, una familia de movimientos. Hay movimientos de 1,000 creyentes o más, con al menos seis generaciones de grupos, en muchas UPG diferentes y en muchos otros países, alcanzados por catalizadores de movimiento de un país asiático. Es sorprendente que esté diciendo esto, porque mi objetivo inicial, el objetivo de mi carrera en la vida, eran 200 grupos, lo que en ese momento parecía casi imposible. Creo que el Señor te da un número para empezar, en los límites de lo que te atreves a imaginar. Y mientras persigue ese primer objetivo más pequeño, puede configurar un sistema que se pueda expandir. Usamos el término “escalable” para describir esto: un sistema con ADN de práctica fructífera que apoya la expansión continua.

Categorías
Acerca de los movimientos

Ordinary People as Witnesses Making Disciples – Part 2

Ordinary People as Witnesses Making Disciples – Part 2

By Shodankeh Johnson, Victor John, and Aila Tasse –

The leader of a large movement in India shares these testimonies of God’s work through ordinary people.

The main leader in one area of our country, Abeer, has consistently reported that the Discovery Study approach is a great tool for growing people’s faith quickly. This is especially true for illiterate people, because each person can easily listen to the story on the speaker and discuss the questions.

Abeer has many generations of disciples that have reproduced from his ministry. One of the 5th generation leaders, Kanah, is 19 years old. He has already started Discovery Groups in three villages. One day, this young man went to G. Village, and was surprised to discover that a family there said they were followers of Jesus! Kanah visited the seven members of the family, including the 47-year-old mother, Rajee. During their conversation, Rajee said, “Yes, we know about Jesus, but we have no idea how we will ever grow in our faith because pastors do not come here.”

Kanah felt great sympathy for this family because his testimony was the same. When he first gave his allegiance to Christ, there had been no pastor to teach him in the ways of his new faith. Pastors would come to his village occasionally, just as one had visited this family, but the pastors would only come to preach for a while, collect an offering, and then leave. They had never committed themselves to regular visits or actual disciple-making of any kind. They had only been taught to preach, so that is what they had done. 

After listening to Rajee, Kanah said to her, “Auntie, I tell you truthfully, my story is just like yours. But one day, after I had been alone in my faith for a long time, I met a team who told me that while it was so good I had given my allegiance to Christ, I hadn’t been told the whole story. Not only are we to follow Jesus and be His disciple, but we’ve also been commanded to go and make disciples of all nations.” 

Rajee said, “We don’t have a Bible and we don’t know how to read. Kanah said, “Yes, I understand.  In my village there are also many people who cannot read, but this team gave me a speaker with Bible stories on it. If you listen to this speaker, you’ll hear God’s word and learn it, and as you discuss the questions on the speaker the truths will go deeper into your heart and life.”

Rajee asked if she could have such a speaker. Two days later, he returned to that village and gave the family a speaker. He explained: “After listening to these stories, it’s very important to discuss the five questions so you can grow in your faith without depending on someone to come from far away and teach you. 

Rajee’s family had waited a whole year for a pastor to return and teach them, but no one ever came. Then this young 19-year-old visited one day and gave them the tools they needed to grow in their faith. In ways like this, the Holy Spirit is working and this movement is growing. Kanah isn’t a pastor; he’s not had any Bible training. He’s not even a member of a big church. He’s just a simple guy from a village. And because he himself has followed this pattern for learning and growing in faith, he is able to share it with others. We praise God that even simple people are functioning as a royal priesthood – serving God and bring His salvation to others. 

What if, instead of relying upon sermons as our mode of instruction, we focused on discussing the Bible: everyone interacting over a passage in a small group and then obeying what they learned? Thousands of small churches in India today are doing exactly that. Here is a recent testimony of how this approach is helping followers of Jesus grow in their faith.

A woman named Diya lives in “K. Village,” which is far from any town. Residents there cannot travel or leave their village very often because it is so remote. This isolation really bothered them. They wondered how they would ever learn more about God. Once, they heard a man talk about Jesus, that He is great and able to do miracles. But in their isolation, they wondered if they would ever hear more about Him.

One day, several disciple makers met in the home of a church leader in that general area. The leader asked: “What do we do about people with whom we’ve been able to share a little bit about Jesus, but they need to know more? How can we follow up with people who live so far away that it’s hard for us to reach them?” This question touched JP, one of the disciple makers. 

He thought, “I have a bicycle. I could go visit with people who live in remote villages.” This is how JP ended up in Diya’s village. He met with her and her whole family and they talked about Jesus. He told them about Matthew 28, that we who are His disciples are commanded to go and make other disciples. He told her how she and her family could also obey Jesus’ commands and that as they applied Jesus’ instructions to their lives, their faith would grow. Diya and her whole family were so happy that someone from “the outside” had come all the way to their village to meet with them to talk about Jesus! 

JP gave them a speaker saying, “Sister, here is a simple way you can worship Jesus together in your home. I, too, am illiterate. I am not wise. I was never trained in an official pastor training program. But I have this speaker with many Bible stories on it.” JP told Diya how she and her family could use the speaker to study God’s Word. He left it with her, and worship to Jesus began in that village for the first time. 

One day, a neighbor family came to Diya’s house to join them in their Bible study. However as soon as they heard the voice start to narrate the Scripture, the 19-year-old daughter in the neighbor’s family began to cry out – truly wailing. Priya had a demon in her, and everyone was very afraid. 

What would happen? None of them were pastors. What were they supposed to do? What would the demon do? No one knew. So they all just kept listening to the story. The narration went on while Priya kept wailing and everyone else present was silently asking God to do a miracle. As the story ended, finally someone was brave enough to say, “Let’s pray!” So they all prayed for Priya and she was freed of the demon! And that’s not all. She also had been ill for a long time, and during that meeting, God not only freed her of the demon but also healed her illness. After witnessing these two miracles, both families declared that they wanted to be followers of Jesus! Priya’s family has now also started hosting a Bible study group in their own home. 

Diya and Priya have since visited 14 different villages for the purpose of spreading Jesus’ story! In those 14 villages, 28 Discovery Bible studies are taking place regularly. These groups are not yet spiritually mature. They are infants in the Lord, but the ladies have faith that many disciples will be made in those places. The main church leader in the area, the one who hosted the meeting that JP attended, has visited these groups himself and talked to them about growing mature in Christ.

This is the power of God’s Word and His Spirit, working where there are no seminaries or paid clergy. Just simple people hearing God’s words and putting them into practice, like the “wise man” Jesus described in Matt 7. Jesus said that anyone who hears His words and obeys is like a wise man who built his house on rock so that nothing moved it, not rain or even floods. How precious and wonderful to be taught this lesson by people who can’t even read! 

Our God is making clear that he can use all kinds of people to make disciples. He delights to show his amazing power through human weakness. As the Apostle Peter told the household of Cornelius: “I now realize how true it is that God does not show favoritism” (Acts 10:34 NIV). God delights to do extraordinary things through ordinary people. As we read the testimonies of these “ordinary” witnesses around the world, what might the Father want to say to us about our role as his witnesses? 

Shodankeh Johnson is the leader of New Harvest Ministries (NHM) in Sierra Leone. Through God’s favor, and a commitment to Disciple Making Movements, NHM has seen hundreds of simple churches planted, over 70 schools started, and many other access ministries initiated in Sierra Leone in the last 15 years. This includes churches among 15 Muslim people groups. They have also sent long-term workers to 14 countries in Africa, including eight countries in the Sahel and Maghreb. Shodankeh has done training, catalyzing prayer and disciple-making movements in Africa, Asia, Europe, and the United States. He has served as the President of the Evangelical Association of Sierra Leone and the African Director of New Generations. He is currently Director of prayer and Pioneer Ministries at New Generations.

Victor John, a native of north India, served as a pastor for 15 years before shifting to a holistic strategy aiming for a movement among Bhojpuri people. Since the early 1990’s he has played a catalytic role from its from inception to the large and growing Bhojpuri movement.

Aila Tasse is the founder and director of Lifeway Mission International (www.lifewaymi.org), a ministry that has worked among the unreached for more than 25 years. Aila trains and coaches DMM in Africa and around the world. He is part of the East Africa CPM Network and New Generations Regional Coordinator for East

(1) Excerpted from “Discovery Bible Studies Advancing God’s Kingdom,” in the May-June 2019 issue of Mission Frontiers; published on pages 174-184 of the book 24:14 – A Testimony to All Peoples, available from 24:14 or Amazon

(2) For security reasons, all personal names within these vignettes have been changed.

The five questions, as recorded in the mp3 audio DBS story sets, are: 

  1. In this whole story that you’ve heard, what one thing do you like the most?
  2. What do you learn from this story about God, about Jesus or about the Holy Spirit?
  3. What do you learn from this story about people, and about yourself?
  4. How should you apply this story to your life in the next few days? Is there a command to obey, an example to follow, or a sin to avoid?
  5. Truth is not to be hoarded. Someone shared truth with you that has benefitted your life. So, with whom will you share this story in the next week?
Categorías
Acerca de los movimientos

La Gente común como testigos que hacen discípulos – Primera Parte

La Gente común como testigos que hacen discípulos – Primera Parte

Por Shodankeh Johnson, Victor John, and Aila Tasse –

En el manuscrito de su próximo libro sobre CPM, Shodankeh Johnson dice sobre el movimiento en Sierra Leona:

Quiero contar cómo Dios está usando a mucha gente común. Por ejemplo, tenemos muchos plantadores de iglesias ciegos. Los discipulamos y los entrenamos. Enviamos a algunos de ellos a la escuela para ciegos para que aprendan Braille, para que puedan leer la Biblia. Y aunque son completamente ciegos, esos hombres y mujeres han plantado varias iglesias y han discipulado a muchas personas. El Señor incluso los ha usado para discipular a personas que no son ciegas. Lideran grupos de descubrimiento y algunos de los miembros tienen una vista normal.

También hemos visto a Dios usar a personas analfabetas que nunca fueron a la escuela. Si escribiera la letra “A”, no sabrían que es “A”. Pero a lo largo de los años, debido al proceso de discipulado, pueden citar las Escrituras. Pueden explicar las Escrituras y capacitar a personas educadas como discípulos, aunque ellos mismos nunca fueron a la escuela.

Por ejemplo, mi madre es analfabeta. Pero ella ha capacitado a personas que ahora son pastores y plantadores de iglesias altamente educados. Ha traído a la fe a más mujeres musulmanas que cualquier otra mujer que conozca. Ella nunca fue a la escuela, pero puede pararse y citar las Escrituras. Ella puede decir: “Vaya a Juan 4: 7-8”. Y para el momento en que usted llega allí, ella ya está explicando esa porción de las Escrituras.

Este testimonio de Dios usando “gente común” es compartido por líderes de movimientos en otras partes del mundo. Victor John, en su libro Bhojpuri Breakthrough, escribe:

Entre los Bopurí, Dios ahora se mueve entre todas los linajes, incluso con las personas de los linajes inferiores que llegan a los de los linajes superiores. Es posible que los creyentes de diferentes linajes no socialicen mucho entre ellos, pero tienen reuniones de adoración y oran juntos. Tenemos una mujer de linaje inferior que dirige una comunidad de adoración en el lado del linaje inferior de la aldea, luego va al lado de la gente del linaje alto de la aldea y dirige otra comunidad de adoración allí. Aunque proviene de un linaje bajo y es mujer (lo que la convierte en una líder inusual en cualquier aldea), Dios la está usando de manera efectiva tanto en los contextos de linaje alto como de linaje bajo.

El líder de otro gran movimiento en la India está de acuerdo:

Si te han dicho que solo los brahmanes pueden llegar a los brahmanes, te han engañado. Si le han dicho que solo los educados pueden llegar a los educados, ha sido engañado. Dios usa el menor de estos.

De los movimientos en África Oriental, Aila Tasse comparte estas historias de Dios en acción:

Un borracho se convierte en un creador de discípulos

Jarso es el líder de una corriente que ha plantado 63 iglesias en dos años entre un grupo de personas menos alcanzado en África Oriental. Hace cuatro meses, Jarso estaba bautizando a nuevos seguidores de Cristo de ese grupo étnico. Jillo, que no era un seguidor de Cristo, estaba mirando desde la distancia mientras Jarso realizaba el bautismo.

Con una cerveza en la mano, Jillo observó los procedimientos y comenzó a burlarse de los preliminares del bautismo. Antes de realizar el bautismo, Jarso leyó la historia sobre el bautismo de Jesús y comenzó a hablar de ello. Ahora, dentro de la distancia de audición de la predicación, Jillo se encontró profundamente absorto con lo que escuchó. Al final de la historia, sabía que tenía que seguir a Jesús. De inmediato decidió dejar de beber e incluso tiró la botella de cerveza a medio terminar que sostenía.

Se fue a casa temprano esa noche. Su esposa se asombró al verlo sobrio y con las manos vacías porque solía llevar a casa un par de botellas para beber. Su esposa se ofreció a traerle una botella de cerveza que le había comprado ese mismo día. Jillo la sorprendió diciéndole que había dejado de beber y que debería llevar la botella a la tienda y obtener un reembolso.

Jillo, que no leía ni escribía, le pidió a su esposa que trajera la Biblia que tenían en la casa y le leyera la historia de Jesús que Jarso había leído en la ceremonia bautismal. La esposa vino con la Biblia y cuando terminó de leer la historia, Jillo le contó lo que había escuchado de Jarso.

Esa noche, Jillo y su esposa tomaron la decisión de seguir a Jesús. Al día siguiente, Jillo se puso en contacto con Jarso, quien le mostró cómo hacer el Estudio Bíblico de Descubrimiento en familia. A partir del día siguiente, Jillo y su esposa junto con sus hijos comenzaron a hacer un DBS todas las noches.

Dos semanas después, Jillo, su esposa y algunos vecinos que se unieron a su Discovery Bible Group se bautizaron. Jillo y su esposa han continuado este viaje al facilitar el lanzamiento de ocho grupos Discovery más. Jillo concluye su testimonio de que si la tendencia actual continúa, es probable que todo el distrito se transforme a través del evangelio.

Un Rajab del Nuevo  Testamento

Nuestro plantador de iglesias, Wario, conoció a una joven hace dos años llamada Rajab. Esta mujer era muy hermosa, y cuando Wario la conoció, ella era, como su tocaya en la Biblia, una trabajadora sexual.

Wario comenzó a contarle la historia de Rajab de la Biblia, incluida la que se cita sobre ella en Hebreos 11. Le contó cómo la vida de Rajab se transformó de una vida de prostitución a una mujer de fe y cómo entró en la línea genealógica de Jesús.

Rajab nunca había leído la Biblia por sí misma. Pero ella sabía que en la Biblia había una mujer que se llamaba Rajab y que había sido una prostituta. Esto lo había aprendido de varias personas que escucharon su nombre.

Pero cuando escuchó por primera vez la historia completa de Rajab de Wario, se conmovió y le preguntó a Wario si podía ser como la Rajab de la Biblia. Wario dijo “sí” y se ofreció a orar por ella. En ese proceso, finalmente fue liberada de la esclavitud demoníaca. Después de eso, su vida cambió drásticamente.

Se convirtió en una seguidora muy fuerte de Cristo y una hacedora de discípulos. Se casó con un seguidor de Cristo y la pareja se convirtió en hacedores de discípulos comprometidos. Durante el último año han plantado seis nuevas iglesias en su comunidad.

Shodankeh Johnson es el líder de New Harvest Ministries (NHM) en Sierra Leona. A través del favor de Dios y un compromiso con los Movimientos de Hacer Discípulos, NHM ha visto cómo se plantaron cientos de iglesias simples, se iniciaron más de 70 escuelas y se iniciaron muchos otros ministerios de acceso en Sierra Leona en los últimos 15 años. Esto incluye iglesias entre 15 grupos de personas musulmanas. También han enviado trabajadores a largo plazo a 14 países de África, incluidos ocho países del Sahel y el Magreb. Shodankeh ha realizado entrenamientos, catalizando movimientos de oración y formación de discípulos en África, Asia, Europa y Estados Unidos. Se ha desempeñado como Presidente de la Asociación Evangélica de Sierra Leona y Director Africano de Nuevas Generaciones. Actualmente es Director de Oración y Ministerios Pioneros en Nuevas Generaciones.

Victor John, oriundo del norte de la India, se desempeñó como pastor durante 15 años antes de cambiar a una estrategia holística que apuntaba a un movimiento entre la gente  Bopurí. Desde principios de la década de 1990, ha desempeñado un papel catalizador desde sus inicios hasta el gran y creciente movimiento Bopurí.

Aila Tasse es la fundadora y directora de Lifeway Mission International (www.lifewaymi.org), un ministerio que ha trabajado entre los no alcanzados durante más de 25 años. Aila prepara y entrena DMM en África y en todo el mundo. Es parte de la Red CPM de África Oriental y Coordinador Regional de Nuevas Generaciones para África Oriental.

Categorías
Acerca de los movimientos

Niños y Jóvenes: ¿Piezas de movimientos perdidos?

Niños y Jóvenes: ¿Piezas de movimientos perdidos?

Por Joseph Myers, Senior Editor, Accel –

Editado y publicado con permiso de la edición de Abril 2021 de Accel, páginas 14-18

Abunda la información sobre el ministerio de niños y jóvenes en entornos eclesiásticos tradicionales. Y cientos de páginas web, artículos y libros discuten los movimientos de plantación de iglesias y los movimientos de formación de discípulos. Pero después de buscar diligentemente, me he encontrado con solo dos referencias que parecen abordar los niños / jóvenes y movimientos con algún grado de detalle. El primero es el Reproducible Pastoral Training de George O’Connor: Pautas para la plantación de iglesias de la enseñanza de George Patterson (Pasadena, CA: Biblioteca William Carey, 2006). La pauta 32 dice: “Dejemos que los niños ejerzan un ministerio serio” (páginas 140–9). Aunque no necesariamente se han formulado teniendo en cuenta los movimientos, los conceptos presentados en esta guía son relevantes y contienen suficientes detalles para que el lector pueda esperar implementarlos. A continuación un resumen.

  • Deje que los niños participen activamente en la adoración en lugar de escuchar pasivamente un sermón o una historia para niños. Por ejemplo, a los niños les encanta representar historias bíblicas para adultos durante la adoración. Mezclar diferentes edades, incluidos los adultos, para dramatizar los sermones tiene un mayor impacto en los oyentes.
  • Siempre segregar a los niños y jóvenes por edad paraliza su desarrollo social. Los niños se benefician más de trabajar y jugar con adultos y niños de diferentes edades.
  • Las iglesias y los padres deben aplicar un enfoque práctico y de acuerdo al entrenamiento y discipulado de niños y jóvenes.
  • Los padres cristianos, especialmente los padres, deberían educar mucho más a los niños, y las iglesias deberían tener más actividades que incluyan a familias enteras.
  • Los niños de todas las edades desean la atención de niños o jóvenes mayores que ellos. Hacer que los niños mayores discipulen a los niños más pequeños y que los jóvenes discipulen a los mayores hace crecer tanto al discipulador como al discipulado.
  • Ayude a los niños a que  participen activamente en la obra del Señor.
  • Reconozca lo que cada niño tiene para ofrecer.
  • Los niños prosperan siendo creativos. Bríndeles oportunidades para compartir el fruto de su creatividad (canciones, poemas, parodias, obras de arte) con otros niños y, según corresponda, con adultos.
  • Los niños aprenden bien de la enseñanza no verbal. Por ejemplo, aceptar a los niños como parte de la comunidad desde sus primeros años les inculca el amor por la iglesia y, por extensión, por las verdades que les enseña y modela.
  • Enseñe la Palabra como lo hizo Pablo. Una buena exposición de la Biblia sienta las bases para una comprensión doctrinal abstracta. Comenzar con un pasaje bíblico concreto sobre eventos como la creación, la Caída, el Pacto con Abrahán o la entrega de la Ley puede ayudar tanto a los adultos como a los niños a comprender los conceptos más difíciles.
  • Varíe las formas en que presenta un pasaje de las Escrituras para aumentar la participación y la comprensión. Los ejemplos incluyen leer, dramatizar, dar lecciones prácticas y hacer preguntas, incluso dentro de la misma sesión de enseñanza o predicación.

 El otro recurso útil es un artículo de C. Anderson, apropiadamente titulado “¿Pueden los niños y adolescentes ser parte de un DMM?” En la sección “Principios para tratar los problemas familiares en los DMM”, expone seis cosas que los padres y otros adultos pueden hacer para ayudar a los niños y adolescentes a desarrollarse como discípulos y discipuladores:

  • Cambie su mentalidad de entretener a los niños a entrenarlos.
  • Es necesario enseñar a los niños y adolescentes que ellos también son sacerdotes reales.
  • Transmitir la visión del movimiento para niños y adolescentes; obtener la aceptación tanto de ellos como de sus padres. (Dentro de este principio, ella aconseja: “Ayúdelos a ver lo que Dios podría hacer a través de ellos para iniciar un movimiento e invítelos a orar con usted por esto”).
  • Espere más de los niños y adolescentes. Ellos estarán a la altura del desafío.
  • No siempre separe a los niños en sus propios grupos.
  • Ayude a los padres a comprender su responsabilidad de educar a sus hijos para que obedezcan a Cristo y multipliquen  discípulos.

Aunque estos principios abordan los problemas del “qué” más que del “cómo”, brindan un buen punto de partida para considerar seriamente las formas en que los jóvenes y los niños pueden convertirse en participantes activos e incluso líderes de los movimientos.

Anderson cierra su artículo con una advertencia que cualquier persona que busque discipular a los jóvenes debe tomar en serio:

Muy pocas iglesias esperan que los adolescentes sean realmente hacedores de discípulos. No se les desafía a ejercitar sus dones espirituales de manera significativa. Debemos trabajar para cambiar este paradigma si queremos ver movimientos en Occidente. Aquellos de ustedes de África o Asia, este es un lugar donde deben evitar adoptar un modelo de iglesia occidental ineficaz de discipular a los niños.

Los jóvenes son el futuro de nuestras iglesias y movimientos. Pero reconocemos también que pensamos en ellos solo como el futuro bajo nuestro propio riesgo. Seguramente muchas más historias de cómo Dios ha trabajado en, entre y a través de los niños y jóvenes en movimientos están esperando ser compartidas, si tan solo nos tomáramos el tiempo y el esfuerzo para hacerlo.

Con ese fin, me gustaría presentarles un desafío. Miren sus propios ministerios. Hablen con personas que son parte de tus movimientos.  Pregúntales a tus colegas que están involucrados con otros movimientos. ¿Qué está haciendo Dios para alcanzar, discipular, capacitar y hacer líderes de niños y jóvenes?, ¿Cómo lo están haciendo?,  ¿No vale la pena compartirlo tanto para Su gloria como para la edificación del cuerpo (a través de otros que toman lo que han aprendido y lo aplican)?

Si usted también lo cree, envíeme un correo electrónico a [email protected] Si Dios quiere, podemos hacer un seguimiento sobre las preocupaciones de “Niños y movimientos” en un futuro no muy lejano.

Categorías
Acerca de los movimientos

ORACIÓN Y GUERRA ESPIRITUAL

ORACIÓN Y GUERRA ESPIRITUAL

Extraído con permiso del libro altamente recomendado 

The Kingdom Unleashed: How Jesus’ 1st-Century Kingdom Values Are Transforming Thousands of Cultures and Awakening His Church POR Jerry Trousdale & Glenn Sunshine. 

(Ubicación en Kindle 2399-2469, del capítulo 9 “Oración Abundante”)

Los Movimientos para Hacer Discípulos no son un programa, ni una estrategia, ni un plan de estudios. Es simplemente un movimiento de Dios. Sin Él, no hay nada. Es por eso que todas las discusiones sobre los movimientos de hacer discípulos comienzan con la oración y el ayuno. Nuestro Dios Soberano está persiguiendo apasionadamente a los perdidos para traerlos a sí mismo. La oración y el ayuno nos permiten alinearnos con Él. No habrá resultados si caminamos con nuestras propias fuerzas y de acuerdo con nuestros propios recursos. Dios dice: “Pregúntame y haré de las naciones tu herencia, los confines de la tierra tu posesión”. Además, “te daré cada lugar donde pongas tu pie, como le prometí a Moisés. . . . ” Detrás de cualquier éxito en plantar iglesias y hacer discípulos hay mucha oración y mucho ayuno, muchas rodillas dobladas, mucho llanto y llanto ante Dios. Aquí es donde se gana la victoria y luego, cuando sales al campo, ves los resultados.

—Younoussa Djao, ¡Engage! Serie de videos de África

ORACIÓN Y GUERRA ESPIRITUAL

La oración es un elemento crítico de la guerra espiritual que enfrentamos a diario. A veces parece que desde el momento en que abrimos los ojos y vemos el teléfono para ver las noticias hasta el momento en que nos acostamos en la cama por la noche y buscamos una película para ver antes de las oraciones vespertinas, estamos inundados de pecado: la guerra espiritual es tan común que no solo no podemos ignorarlo, sino que ya casi no lo notamos. Además, la iglesia  Global del Norte a menudo ignora la realidad de la actividad demoníaca, pero las iglesias Globales del Sur no pueden.

Un hombre al que llamaremos Gonda es un plantador de iglesias en un país de África central. Ha visto a Dios producir resultados milagrosos en África Central, y ha sobrevivido y prosperado en situaciones difíciles. Nos dijo que tiene cuatro principios que han dado forma a su ministerio: 1. Para él, todo depende de la oración y escuchar la voz de Dios; 2. Buscar gente de paz; 3. Cuando los encuentra, cataliza Discovery Bible Studies; 4. Y entrena y orienta a sus discípulos, otros líderes y nuevas iglesias para que todos se reproduzcan.

Gonda había oído hablar de un pueblo llamado Hante. Era una comunidad bastante cerrada que se dedicaba a un horrible negocio de asesinato y exportación de sangre humana y partes del cuerpo a otros países con fines demoníacos. El pueblo no toleraba muy bien a los extraños. Y la investigación de Gonda encontró que algunas personas no habían sobrevivido a cuando visitaron esa comunidad.

Entonces Gonda comenzó a orar a Dios en nombre de esta ciudad. Él conocía el riesgo de buscar traer el Reino de Dios a este lugar, pero Dios lo había animado en este esfuerzo, así que lo único que podía hacer era orar y obedecer, e investigar un poco más.

Se enteró de que el jefe de la comunidad estaba muy interesado en los amuletos ancestrales que le daban habilidades sobrenaturales para meterse en medio de una manada de elefantes y luego convocar a sus ayudantes. La gente le temía a él y a sus poderes místicos.

Gonda oró pidiendo guía y esperó.

Pronto, conoció a una mujer cristiana que vivía en la ciudad de Hante. En el momento en que conoció a la mujer, sintió que la llamada clara del Señor para iniciar el proceso. Quería ver el Evangelio comprometido allí, pero le preocupaba que esta comunidad fuera un desafío demasiado grande. A Gonda se le ocurrió un plan para comenzar primero con una aldea a siete kilómetros de distancia. Pensó que podría ser un lugar para acercarse lo suficiente a Hante para explorar y caminar en oración por el área.

Finalmente, un sábado por la tarde, hizo el viaje a la aldea de la “puesta en escena” con dos jóvenes discípulos a los que estaba entrenando y orientando, con la esperanza de dormir allí. Pero un ex pastor se encontró con ellos en el camino, y cuando se enteró de sus intenciones, insistió en llevarlos directamente a Hante, a la aldea de destino. Gonda sintió que el pastor era una persona de paz que podía presentarlos a los aldeanos, por lo que accedió al cambio de planes.

Al anochecer cuando los exhaustos hombres entraron penosamente en Hante, ellos no se sentían del todo seguros. Pero ayudó que fueran escoltados por alguien que ya era conocido en el pueblo, especialmente cuando el pastor le dijo a la gente que sus amigos eran contadores de historias que contaban las historias del Dios Creador.

Ya eran las 10:00 de la noche, pero las personas que se habían reunido primero para abordar al grupo de extraños ahora insistían en que querían escuchar una de sus historias; luego juzgarían si podían quedarse o no. Los residentes encendieron un fuego y los hombres comenzaron a contar las historias de la Biblia, comenzando con la Creación y avanzando a través de las grandes narraciones del Antiguo Testamento y los Evangelios, todo el tiempo dándole a la gente tiempo para descubrir lo que todo podría significar para ellos si eso era cierto. A veces, Gonda incluso cantaba una canción de adoración y la gente comenzaba a bailar. Y así continuó durante un par de horas. Aproximadamente a las dos de la madrugada, la gente empezó a salir del fuego, pero no a dormir. Se apresuraron a despertar a sus familias para que vinieran y escucharan las maravillosas historias.

Finalmente, aproximadamente 150 personas se reunieron alrededor del fuego escuchando la narración cronológica de la Biblia. Gonda nunca había esperado que la gente se quedara despierta toda la noche para escuchar las historias, pero él y sus discípulos estaban emocionados por este sorprendente desarrollo.

Más tarde, las personas informaron que se quedaron toda la noche porque tenían un profundo miedo a morir, y estas historias sobre el Dios Supremo resonaron en sus corazones. Había familias en el grupo cuyos antepasados ​​habían hecho cosas terribles y algunos de ellos todavía estaban haciendo estas cosas. Se sentían maldecidos y asustados, pero estaban intrigados con las historias, casi como si las historias fueran el primer salvavidas para la esperanza y la salvación que habían recibido. Siempre que parecía que las historias iban a terminar, estas familias insistían en que los hombres continuaran.

Durante la noche, el cazador de elefantes (que también era jefe de la aldea) cayó enfermo. Acudió a un sacerdote animista local pero no hubo ayuda para el jefe. Sabía que algo estaba pasando en la ciudad, pero estaba demasiado enfermo para comprobarlo. A los discípulos se les informó de la enfermedad del cacique del pueblo y decidieron que algunos de ellos debían acudir a él y orar para que supiera que había un poder mayor que sus amuletos. Por la gracia de Dios, con los hacedores de discípulos a su lado, experimentó una curación inmediata y decidió asistir a la narración matutina.

La narración bíblica no terminó al amanecer ni siquiera al mediodía; continuó hasta las tres de la tarde, diecisiete horas de narración bíblica desde la creación hasta Jesús entronizado en el cielo. Durante todo ese tiempo, el equipo de discípulos se sorprendió  que la gente estuviera ansiosa por dedicar tanto tiempo y energía a este continuo Estudio Bíblico Cronológico.

Los estudios bíblicos de Diálogo y Descubrimiento continuaron durante dos semanas, después de lo cual el jefe decidió convertirse en el primer seguidor de Cristo de la comunidad. Llamó a una reunión de la ciudad, confesó muchos pecados, incluidos sus talismanes, sacó todos sus amuletos ocultos y los destruyó antes de recibir el bautismo. Más de cuarenta  se bautizaron poco después, y nació una iglesia en la aldea. Finalmente, se bautizaron 280 personas. Luego, el jefe viajó a las otras aldeas de la región para hablarles del amoroso Dios Creador que sana, perdona y cambia el corazón de las personas. Milagrosamente, con cada visita, se plantaron más iglesias.

Gonda informa que, en la nueva ciudad, la gente comenzó a explicar por qué se habían convertido en Seguidores de Cristo, simplemente diciendo: “¡Hemos descubierto al Dios Creador que es muy poderoso!” En la nueva ciudad, los Seguidores de Cristo continuaron creciendo y prosperando con más oraciones respondidas y evidencia del amor de Jesús. Unos meses más tarde, una guerra rebelde hizo que todos los aldeanos, muchos de los cuales se habían convertido en Seguidores de Cristo, fueran evacuados a un pueblo mucho más grande en busca de seguridad.

La historia termina ahí, salvo por un detalle notable. En la ciudad que el equipo había tenido la intención de usar originalmente como área de estacionamiento, había un templo muy grande dedicado a la diosa de la ciudad, una presencia malévola que, según creían los residentes, hacía que la gente muriera periódicamente cuando se acercaba al templo. El pastor que el equipo había conocido en el camino, el hombre que había sido su persona de paz para entrar a Hante en primer lugar, ese pastor se había envalentonado por lo que Dios estaba haciendo en la región, y pasó tres días de ayuno y oración. Luego, un lunes por la mañana a las ocho de la mañana, caminó hasta el centro de esa ciudad de la “zona de preparación” y, personalmente, quemó el templo. La mayoría de los residentes estaban seguros de que moriría, pero no fue así.

Gracias a ese incidente, impulsado por Dios a través de la oración persistente de Hante, hubo una oleada de impulso entre los Seguidores de Cristo, ya que la adoración a la diosa entró en declive.

 

LA DESTRUCCIÓN DEL REINO DE SATANÁS

Esta historia ilustra que el ministerio de Jesús no fue el de impartir una nueva filosofía o religión; fue para destruir el reino de Satanás. Jesús terminó uno de sus diálogos con los fariseos con estas palabras: “¿Cómo puede uno entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, a menos que primero ate al hombre fuerte? Y entonces saqueará su casa ”(Mateo 12:29). La intención de Jesús es destruir las obras de Satanás y sus secuaces, y que las personas del Reino rescaten a otros de las tinieblas para poblar el Reino de Dios.

Categorías
Acerca de los movimientos

Multiplicación de Movimientos – Iniciación y Polinización Cruzada Parte 2

Multiplicación de Movimientos – Iniciación y Polinización Cruzada Parte 2

Por Benny –

Editada del video  de Global Assembly of Pastors for Finishing the Task

En la primera parte de este blog, compartí tres etapas y tres claves que el Señor ha usado para fomentar ciclos de multiplicación en nuestros movimientos. En esta publicación, me gustaría compartir…

Tres factores que apoyan la multiplicación del movimiento

¿Qué factores apoyan la multiplicación de movimientos? Mencionaré tres factores: patrones, potencial y equipos de líderes. Primero, patrones. Patrones simples. Patrones que se enseñan y se repiten una y otra vez. Patrones que son imitados por la próxima generación de creyentes. En las Escrituras, a menudo vemos que Jesús creó un modelo que repitió y luego enseñó a sus discípulos de la misma manera. Pablo, un apóstol de Jesús dijo: “Imítame como yo imito a Jesús el Mesías”. Los líderes del movimiento necesitan patrones claros para hacer su ministerio con eficacia. Necesitan patrones que puedan transferir a los líderes de las próximas generaciones. Los patrones ayudan a que un movimiento se mantenga encaminado. Esto es especialmente importante para mantener la pureza de la enseñanza de la Biblia.

Descubrimos patrones al investigar y luego experimentar en diferentes contextos durante períodos de tiempo limitados. Luego evaluamos la efectividad de los patrones. Formamos a las personas en los patrones que resultan útiles para que puedan ser utilizados en otras áreas.

Un patrón muy útil es el seguimiento de los resultados (que llamamos “manejo de huevos”, porque los círculos en la tabla parecen huevos). Capacitamos a los líderes en cómo rastrear su resultado: escribir los datos en un formato estándar. Cada trimestre recopilamos datos de los líderes: los de las generaciones más recientes hasta los líderes de las generaciones más altas. Capacitamos y asesoramos a estos líderes para que analicen varios indicadores dentro de los datos estándar. Esto les ayuda a mejorar su liderazgo.

El segundo factor en la multiplicación de movimientos es el potencial. Uno de los desafíos que deben enfrentar los líderes del movimiento es descubrir a las personas con mayor potencial y desarrollarlas para que sean productivas y efectivas. Por eso debemos ser intencionales en la búsqueda de personas de paz, que puedan dar acceso a sus redes sociales. Y debemos ser persistentes encontrando personas con potencial para ocupar los roles de liderazgo necesarios en un movimiento. Yo he descubierto al menos 12 roles diferentes en un movimiento:

  1. Líderes que llevan a cabo las responsabilidades que se les encomienda. 
  2. Agentes apostólicos de diversas profesiones y estatus socials, que portan el ADN de los movimientos e inician movimientos en nuevos ámbitos. 
  3. Investigadores que estudian y analizan lo que descubren. 
  4. Consejeros y mentores que acompañan a otros ayudandolos a descubrir respuestas a sus problemas. 
  5. Facilitadores que coordinan diversas actividades de desarrollo comunitario. 
  6. Maestros espirituales que amen la plabra de Dios y descubran y compartan sus principios espirituales y llamen a otros a vivir sus vidas de acuerdo con las Escrituras. 
  7. Formadores que ayuden a otros a mejorar sus habilidades. 
  8. Administradores que gestionen diversas tareas administrativas. 
  9. Creadores de medios de comunicación  que sean creativos, innovadores en la creación de contenido de medios. 
  10. Donantes que brinden su apoyo financiero u otro tipo de recursos. 
  11. Intercesores que dediquen tiempo y atención a la oración. 
  12. Catalizadores que conecten a las personas dentro de varias redes. 

Quiero destacar especialmente el papel del agente apostólico. Una persona con este don apostólico puede extender un movimiento a otros grupos étnicos no alcanzados. Pueden vivir de forma intercultural, comprender el ADN de los movimientos y aplicar la dinámica del movimiento en un nuevo contexto cultural.

También debe ser intencional en el uso de varios programas de desarrollo comunitario de propósitos múltiples que apoyen su ministerio espiritual.

¿Ha encontrado personas que puedan desempeñar este tipo de roles dentro de su movimiento? ¿Qué harás para maximizarlos? ¿Cuál sería el beneficio de trabajar con personas que cumplen estos roles?

El tercer factor en la multiplicación de movimientos son los equipos de líderes. La columna vertebral del progreso del movimiento es maximizar el potencial de liderazgo en varios equipos. Haga todo lo posible por unir a sus líderes desde el principio, de modo que se desarrollen fuertes lazos de hermandad entre ellos. Tejer lazos de hermandad comienza con los líderes de la primera a la tercera generación para formar un grupo de líderes en cada grupo (10 o 15 grupos). A continuación, se teje un vínculo de hermandad entre los líderes de los grupos para formar un grupo de líderes en cada región pequeña (3 o más grupos). A medida que un movimiento crece geográficamente y aumentan sus resultados, deberán formar a los principales líderes en un grupo de  una amplia región (3 o más regiones pequeñas). Al principio, es posible que las reuniones de sus líderes no tengan una agenda clara, pero eventualmente los líderes deben tomar conciencia de las necesidades que deben abordarse en cada reunión.

La agenda de los grupos de líderes incluye:

  • Oración. 
  • Estudiar la palabra de Dios usando las siete preguntas.
  • Compartir historias sobre el desarrollo del ministerio y los desafíos que enfrentan.
  • Dar presentaciones sobre los experimentos que están probando  y sus resultados. 
  • Planificación estratégica en conjunto. 
  • Usar círculos de entrenamiento para ayudar a los líderes a enfrentar un desafío actual.
  • Celebrar las victorias que se puedan celebrar. 
  • Tener empatia con los líderes que comparten malas noticias.
  • Al final de una reunion de líderes darles un nuevo desafío (por ejemplo: durante los proximos tres meses intentar abrir nuevos caminos en tres nuevas áreas). 

Las reuniones programadas regularmente de los grupos de líderes a nivel de conjunto, región pequeña y región amplia deberían convertirse en un invernadero. El efecto invernadero de un grupo de líderes sobre un movimiento planta el ADN del movimiento con el potencial de generar nuevos movimientos en otros grupos de personas no alcanzadas (o incluso en otras naciones). Las reuniones de líderes ayudan a los líderes a perfeccionarse y empoderarse unos a otros. Los grupos de líderes se convierten en lugares para crecer y desarrollar la capacidad sus capacidades.

Preguntas para discutir  en su ministerio

Patrones:

  1. ¿Qué dificultades enfrenta para descubrir buenos patrones?
  2. ¿Los líderes locales replican buenos patrones en la próxima generación?
  3. ¿Cuáles de estos patrones ministeriales son más efectivos o productivos?
  4. ¿Qué otros patrones todavía necesitan los líderes locales?

Potencial en su equipo de liderazgo:

  1. ¿A quién tienes en tu círculo 1 (los principales líderes en los que confías)? ¿Cómo maximizas tus líderes de; Círculo 1?
  2. De los doce roles mencionados, ¿qué roles están siendo desempeñados por sus líderes del círculo 1? ¿Qué roles no están desempeñando ellos? ¿Qué hará para encontrar personas que puedan desempeñar estos roles?

Equipos de líderes:

  1. ¿Qué modelo de liderazgo se parece más a su ministerio?
  2. a) Liderazgo centralizado: uno o más líderes superiores son responsables de la    mayor parte del ministerio.
  3. b) Liderazgo compartido: un líder superior es responsable de un número limitado de personas y problemas. Tres o más líderes comparten responsabilidades en los equipos de liderazgo. Hay varios equipos de liderazgo en diferentes áreas y generaciones.
  4. ¿Cómo influyen estos dos modelos diferentes en cómo ocurre el liderazgo? ¿Cómo                              se ve afectada la expansión del movimiento por cada modelo?
  5. ¿De qué manera los equipos de líderes actúan como invernaderos que transfieren el ADN del movimiento a nuevos grupos de personas no alcanzadas?
Categorías
Acerca de los movimientos

Multiplicación de Movimientos – Iniciación y Polinización Cruzada Primera Parte

Multiplicación de Movimientos – Iniciación y Polinización Cruzada Primera Parte

por Benny –

Me gustaría compartir cómo un solo movimiento se multiplicó dentro de un grupo de personas no alcanzadas, y cómo ese movimiento, dirigido por creyentes locales, se multiplicó en varios otros pueblos no alcanzados. Hace unos nueve años, viajé para investigar y caminar en oración entre un grupo de personas no alcanzadas. Cuando visité este grupo por primera vez, no había creyentes ni trabajadores sirviendo entre ellos. Tres años después, regresé. En ese momento, conocí a un pescador de mediana edad en un restaurante. Un tema que el mencionó fue el uso de poderes espirituales malignos y magia negra por parte de un chamán local. Esto dejó a muchas personas aterrorizadas después de que ocurrieran varias muertes inusuales. Escuché atentamente su historia, luego le dije: “Todos necesitamos un protector cerca, que pueda ayudarnos a sentirnos seguros y capaces de vivir en paz.

Él respondió: “¡Oh, sí! ¡Estoy completamente de  acuerdo con esa afirmación! “

Entonces le pregunte: “Si crees que este es un tema importante, ¿te importa si continuamos nuestra discusión más tarde en tu casa? ¿Tienes otros amigos interesados en este tema que tal vez quieran hablar conmigo, la próxima vez que te visite?

Él respondió: “! claro que sí!  ¡Por favor ven a mi casa!”

Así que concertamos una cita para encontrarnos en su casa. Me quedé en su casa por dos días, y él invito a otras cuatro personas a su casa para participar en la discusión. Eran de varios grupos étnicos que viven en esa zona. Continuamos la discusión que habíamos comenzado, con el tema de Dios como un protector fuerte. Estudiamos los Salmos, usando siete preguntas para guiar la discusión. Su conclusión de la primera reunión fue que Dios es capaz de vencer todos los ataques de los espíritus malignos y la magia negra. Y Dios puede proteger y dar una sensación de seguridad a cualquiera.

Al día siguiente, en nuestra segunda reunión, estudiamos el tema: “Dios es la fuente de la máxima bendición”. Examinamos la historia de esta bendición que se le dio al profeta. Concluyeron que Dios quiere que todas las personas reciban la máxima bendición: la salvación para esta vida y en el juicio final. Antes de regresar a casa desde esa ciudad, me comprometí a continuar nuestra conversación a larga distancia. Seguí compartiendo material con ellos a través de las redes sociales.

 El tema que mencioné fue “Dios ama a los pecadores”. Respondieron a esta discusión acordando juntos que Dios ha provisto la salvación por gracia y el verdadero perdón para todos a través de la obra de Jesús el Mesías. Una vez que terminaron su discusión, inmediatamente compartieron lo que habían aprendido: con su familia, sus amigos y sus vecinos. También comenzaron a formar grupos de descubrimiento formales cada vez más pequeños utilizando las siete preguntas.

 En pocas palabras: dos años después, me enviaron un mensaje de que ya habían llegado a cinco generaciones de grupos. También habían llegado a otros dos grupos de personas no alcanzadas, y los grupos de descubrimiento se multiplicaron hasta la tercera y cuarta generación.

Tres etapas que apoyan la multiplicación 

¿Cómo fomentamos los ciclos de multiplicación en un movimiento? En mi experiencia, tres etapas pueden apoyar los ciclos de multiplicación. La primera es llegar a los no alcanzados. La segunda es el descubrimiento grupal que fomenta la multiplicación de movimientos. La tercera es el empoderamiento que maximiza el liderazgo en múltiples equipos de líderes.

 

Etapa 1: Llegar a los no alcanzados

La primera clave para llegar a los no alcanzados son los viajes de encuesta. Soy adicto a abrir nuevos campos. Como mencioné anteriormente en mi historia, visité a un pueblo no alcanzado, completamente desconocido para mí. Hablan un idioma diferente, siguen tradiciones diferentes y comen alimentos diferentes. Algunas prácticas han resultado fructíferas en este tipo de alcance. Primero es orar y visitar a los pueblos no alcanzados. Necesitamos oración personal así como un equipo de oración para esto. Planeo un equipo a corto plazo para hacer un proyecto de investigación. En el viaje de encuesta a corto plazo, también aprovecho la oportunidad para encontrar el primer grupo creado en la zona. El movimiento crece a medida que encontramos agentes apostólicos a nivel local que repiten este mismo proceso: viajes breves para la oración, la investigación y la búsqueda de primeros frutos.

La segunda clave para llegar a los no alcanzados es el diálogo de transformación. Es como pasar el balón de un lado a otro en un partido de fútbol. Es un proceso interactivo de mover la pelota campo abajo desde una discusión general hacia el objetivo de una discusión espiritual. Luego podemos agregar a otras personas al grupo de descubrimiento y presentarles a Jesús el Mesías. Comenzamos con un tema que es discutido por mucha gente local. Conocer los patrones de pensamiento de la población local nos ayudará a comprender cómo satisfacer sus necesidades y cambiar su paradigma a través de la luz de la palabra de Dios.

La tercera clave para llegar a los no alcanzados es concentrarse en los grupos en lugar de en los individuos. Llegar a los grupos es mucho más efectivo que llegar a las personas. Cuando nos enfocamos en un individuo, solo impactamos a una persona. Esto nos agotará y será muy ineficaz. Centrarse en grupos tiene muchos beneficios. Cada individuo necesita una comunidad de creyentes para crecer. Los grupos pequeños aceleran el crecimiento de un grupo étnico no alcanzado. Los grupos dan a luz a otros grupos. Y los grupos no se quedarán sin recursos: recursos humanos, recursos financieros o habilidades e ideas.

 

Etapa 2: Facilitar el descubrimiento grupal

 La segunda etapa del ciclo de multiplicación de movimientos es el descubrimiento de grupos que fomenta la multiplicación de movimientos. ¿Qué modelo puede facilitar que un grupo pequeño se convierta en un invernadero que genere crecimiento espiritual y mejore la salud? ¿Cómo podemos ayudarlo a expandirse a nuevas regiones, incluidos los pueblos no alcanzados? Utilizo el modelo de discusión bíblica de descubrimiento de las Siete Preguntas como  invernadero. Este es un método muy simple que se puede aplicar a cualquier persona. Deja en claro a todos los que lo están aprendiendo que el proceso consta de siete partes. De modo que los líderes de las generaciones anteriores pueden transferir fácilmente el proceso a las generaciones posteriores.

Las siete preguntas son:

  1. ¿De qué estas agradecido? 
  2. ¿Qué desafíos estás enfrentando? 

Estas dos preguntas ayudan a los miembros del grupo a profundizar sus vínculos relacionales. 

Leer un pasaje juntos.  

  1. ¿Qué aprendiste de  Dios en este pasaje? 
  2. ¿Qué aprendiste de Jesús (Isa) en este pasaje?
  3. ¿Qué aprendiste de la gente en este pasaje? 

 Estas tres preguntas ayudan a todos en el grupo a reconocer que la palabra de Dios está en el centro de su crecimiento espiritual; no un maestro o un líder de grupo. Estudian las Escrituras juntos como grupo usando el método inductivo. Entonces todos tienen la oportunidad de compartir lo que cada uno está descubriendo en las Escrituras.

  1. ¿Qué harás esta semana con lo que aprendiste de este pasaje? ¿Qué puede hacer nuestro grupo  para aplicar lo que aprendimos juntos esta semana del pasaje?

Esta pregunta ayuda a que todos en el grupo comprendan que deben ser hacedores de  la Palabra. También aprenden a vivir como parte de una comunidad de creyentes.

  1. ¿Con quién compartirás esta semana lo que aprendiste de este pasaje? 

Esta pregunta les ayudará a hacer discípulos. Inmediatamente comienzan a compartir lo que han aprendido y, naturalmente comenzarán a formar nuevos grupos en varias áreas. 

 

Etapa 3: Empoderamiento del Equipo de Líderes

La tercera etapa del ciclo de multiplicación en un movimiento es el empoderamiento que maximiza la multiplicación de equipos de líderes.

A menudo utilizo lemas para transferir la visión y formar mentores de campo. En mi ministerio, tengo muchos líderes, entrenadores y creyentes que no tienen antecedentes de alto estatus; muchos no tienen una buena educación. Los lemas simples les ayudan a comprender y aplicar rápidamente lo que han visto y oído. Usamos lemas para desarrollar una pluralidad de líderes en los equipos.

 Aprendemos del Señor Jesús que eligió un pequeño grupo de líderes. Luego seleccionó un equipo central de tres de entre ellos. Mientras trabajamos entre pueblos no alcanzados, tratamos de modelar lo que fue modelado por nuestro gran Maestro, en la forma en que seleccionó y levantó líderes. Velamos para asegurarnos de que la pluralidad de líderes proporcione un liderazgo saludable dentro del movimiento. La pluralidad de liderazgo permite resolver problemas junto con varios líderes. Los grupos de líderes nos dan tiempo para hacer una planificación estratégica junto con ellos. La pluralidad de liderazgo también nos ayuda a prepararnos para la pérdida de un líder si alguien muere o se muda o se muda debido a la persecución. De esa manera, el movimiento no se ve paralizado por la pérdida de un solo líder.

Finalmente, hacemos empoderamiento de líderes multinivel. Debemos ser conscientes de que los líderes de diferentes niveles enfrentarán diferentes tipos de desafíos. Los líderes de las generaciones anteriores llevan una carga mucho más pesada que los líderes de las generaciones posteriores. ¿Cómo proporcionamos empoderamiento y capacitación a los líderes en cada nivel, para que puedan servir a su máxima capacidad? ¿Cómo podemos ayudarles a gestionar el movimiento y gestionar bien sus responsabilidades, ya sea que dirijan a 50 personas, 100, 500 o 1000? Cada uno de estos niveles de liderazgo trae complicaciones y desafíos únicos que deben enfrentar y encontrar soluciones adecuadas. Esto subraya la importancia del empoderamiento multinivel, para que los líderes de cada nivel alcancen la máxima eficacia a medida que trabajan juntos en el movimiento.

Estas son algunas de las etapas y claves que el Señor ha utilizado para fomentar ciclos de multiplicación en nuestros movimientos. Espero que los encuentre útiles en el ministerio que el Señor le ha confiado. En la segunda parte, compartiré tres factores que apoyan la multiplicación de movimientos.

 

Preguntas para discutir en su ministerio

  1. ¿A quiénes en su(s) equipo(s) de ministerio ha usado Dios para abrir nuevos campos?                   
  2. ¿Cómo encuentra agentes apostólicos locales?
  3. ¿Cómo estás haciendo el diálogo de transformación?
  4. ¿Cómo estás alcanzando a los grupos en lugar de a las personas?
  5. ¿Ha utilizado las Siete Preguntas para guiar la discusión bíblica de descubrimiento?           ¿Qué está funcionando? ¿Qué desafíos tiene?
  6. ¿Se están formando equipos de líderes?
Categorías
Acerca de los movimientos

Como Dios hace que las cosas simples crezcan y se multipliquen

Como Dios hace que las cosas simples crezcan y se multipliquen

Por Lee Wood –

En marzo de 2013 asistí a un entrenamiento de discipulado de Metacamp facilitado por Curtis Sergeant. El enfoque estaba en la obediencia y en entrenar a otros sobre cómo hacer discípulos que hagan discípulos, lo que llevó a la multiplicación de iglesias en casas sencillas. Llegué a la capacitación con una pasión por el discipulado y una sana insatisfacción con mi status quo. Comprendí por qué estamos llamados a hacer discípulos, para que el mundo lo sepa, pero estaba confundido en cuanto a cómo. En la capacitación, aprendimos el cómo y la importancia de hacer discípulos como expresión de nuestro amor por Dios y por los demás.

Salí con muchas ganas de aplicar los principios: cuenta tu historia, cuenta la historia de Dios, forma grupos y capacítalos para que hagan lo mismo. Empezamos a trabajar con  63 grupos en el primer año y capacitamos a otros para que hicieran lo mismo. Algunos grupos se multiplicaron hasta la cuarta generación. Cientos de grupos se formaron en los primeros dos años, pero con un seguimiento débil, no se sostenían ni se multiplicaban como debían. Estábamos tan ocupados formando grupos que no seguimos todos los principios que habíamos aprendido.

Afortunadamente, Curtis no se rindió con nosotros. Continuó entrenándonos, enfatizando principios de importancia crítica:

  1. Cuide la profundidad de su ministerio. Dios se encargara de la amplitud.
  2. Vierta profundamente en los pocos que están obedeciendo. 
  3. Siga haciendo lo que está haciendo y mejorara en ello.
  4. Las cosas simples crecen y se multiplican.
  5. Obedezca y entrene a otros   

Volvimos a salvar lo que pudimos. Nos enfocamos sobre aquellos que claramente obedecían el llamado. (No hacer esto fue nuestro fracaso más significativo en nuestros esfuerzos anteriores). Comenzamos a caminar en oración intencionalmente en algunos de los peores lugares de Tampa, para encontrar personas de paz, personas preparadas para recibir a Cristo y transmitir las buenas nuevas a sus relaciones, entre los más pequeños, los perdidos y los últimos. A medida que aprendimos más, comenzamos a capacitar a otros a nivel local y, finalmente a nivel mundial. Los grupos saludables comenzaron a multiplicarse. El movimiento se expandió a otras ciudades de Florida y otros cuatro estados. Con la ayuda de algunos de nuestros primeros discípulos, se expandió a otros diez países. Comenzamos a enviar misioneros a grupos étnicos no alcanzados y no comprometidos en dos años, desde un movimiento descentralizado completamente orgánico.

En asociación con otra red, hemos enviado capacitadores a más de 70 países donde los movimientos de personas que se multiplican a sí mismos que alcanzan a los suyos para Cristo están comenzando o están muy avanzados. Además, otros comenzaron a venir a nuestra ciudad para recibir capacitación de inmersión en un modelo de iglesia urbana emergente, participando en CPM que transforma comunidades.

Todo esto proviene de compartir nuestras historias personales de cómo Jesús ha cambiado nuestras vidas, contando la historia de Jesús (el evangelio) y siguiendo algunos principios simples: verter profundamente en unos pocos, mantenerlo simple, aprender haciendo y confiar en Dios para el resultado.

¿Cómo? Ama a Dios, ama a los demás y haz discípulos que hagan discípulos. Las cosas simples crecen y se multiplican.

Lee Wood, un ex huérfano, un joven adicto y abusado, recibió a Jesús a los 23 años, y su vida se transformó por completo. Su energía escandalosa es contagiosa para todos los que lo rodean. La pasión de su corazón es discipular a otros para Cristo hasta que todo el mundo lo sepa.

Esto es de un artículo que apareció en la edición de enero-febrero de 2018 de Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org, página 22, y publicado en las páginas 136-138 del libro 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible desde 24 : 14 o Amazon.

Categorías
Acerca de los movimientos

¿Cuánto cuesta contemplar la belleza del Rey?

¿Cuánto cuesta contemplar la belleza del Rey?

Por Dr. Pam Arlund and Dr. Mary Ho –

Que el evangelio del reino sea predicado en toda la tierra es la esperanza y la súplica de cada creyente y el punto culminante en Mateo 24. De hecho, Mateo 24 responde una de las preguntas críticas que el pueblo de Dios se ha estado haciendo desde la formación de la tierra. : ¿Cuánto cuesta ver que el nombre de Dios se haga “grande entre las naciones, desde donde sale el sol hasta donde se pone?” (véase Malaquías 1:11, NVI). ¿Qué tendrá que soportar la generación que cumpla lo dicho en  Mateo 24:14 en esa última generación?

En verdad, tenemos el privilegio de ser la generación que puede decir que literalmente no hay una zona horaria en la que no se adore a Jesús. Sin embargo, dentro de cada zona horaria, hay zonas oscuras donde no se conoce ni se adora a Jesús. Esto no debería ser así.

Aunque amamos según Mateo 24:14, tendemos a evitar el resto del capítulo. Esto se debe a que Jesús deja en claro que habrá muchas calamidades en la tierra antes de que Dios sea finalmente glorificado entre todos los pueblos de la tierra. Por ejemplo:

  • Guerra a escala global (v.6-7)
  • Hambrunas y terremotos (v.8)
  • Persecución y muerte  (v.9)
  • Odiado por todas las naciones (v.9)
  • Muchos renunciarán a su fe (v.10)
  • Falsos profetas (v.11, 22-6)
  • Aumento de la maldad (v.12)
  • El amor de la mayoría se enfría (v.12)
  • Anarquía multiplicada (v.12)

Jesús deja en claro que esta venida del reino no es clara, fácil ni ordenada. Sin embargo, en este mismo pasaje, Él nos da al menos cinco formas en las que los creyentes deben tener “verdadero valor” para que podamos permanecer firmes hasta el final (v. 13).

  1. Jesús nos dice que seamos ágiles y no nos quedemos quietos. Señala que debemos poder huir en cualquier momento (v.16). Ese avance del reino nos tomara desprevenidos. Por lo tanto, debemos estar preparados para oportunidades repentinas y cambiar rápidamente nuestras vidas, prioridades y planes. La actual crisis de refugiados es una de estas oportunidades. Más musulmanes han venido a Cristo en este siglo que en todos los siglos anteriores del Islam. Aquellos que respondieron a la crisis de refugiados han visto a muchos musulmanes venir a Cristo. Pero muchos tuvieron que detener nuestro trabajo habitual para responder a esta oportunidad nacida de la agitación. Habrá otras oportunidades en el futuro y debemos estar listos para responder rápidamente al mover de Dios. De hecho, parece que estas calamidades también podrían crear una oportunidad sin precedentes para el establecimiento de Movimientos del Reino, pero solo si el pueblo de Dios se mueve ágilmente.
  2. Jesús nos dice que tendremos que huir pero podemos pedirle misericordia en medios de nuestras dificultades (v.20). Debemos ser personas de oración persistente. Este no es el tipo de oración que toma unos minutos, tampoco será este el tipo de oración en la que le rogamos a Dios que actué. Estos serán los hijos e hijas del Rey luchando militantemente junto a su Padre Celestial (cf. Efesios 6) contra  enemigos  que no se ven pero cuyas obras se sienten. Este es el tipo de oración que es a la vez dura y llena de gozo.
  3. Jesús nos dice que estemos alerta (v.42). Esto significa ser conscientes de las estrategias que Dios está llevando a cabo. Se nos advierte que estemos al tanto de los falsos profetas. ¿Cómo podemos distinguir a los falsos profetas de los verdaderos? Conociendo el corazón del Rey. Él captura nuestro corazón, alma, mente y fuerza. Y, cuando Él hace esto, tenemos el poder de ser audaces, ser valientes, vivir de manera diferente, amar a los que no son amados, amar a nuestros enemigos y soportar las dificultades. Este amor de 1Corintios 13 es”…no una obediencia paciente y resignada sino una fortaleza activa y positiva. Es la resistencia del soldado que, en el fragor de la batalla no se desanima”.
  4. Jesús nos dice que seamos buenos siervos dignos de confianza (v.45), para dar comida a los necesitados. El pasaje no parece ser literalmente sobre comida, sino una analogía. A diferencia de las hambrunas naturales, en las que respondemos con ayuda alimentaria a los más necesitados, a menudo enviamos trabajadores que supuestamente deben aliviar la hambruna espiritual a lugares donde hay un exceso de recursos espirituales. Esta analogía nos ayuda a comprender por qué damos prioridad a los pueblos desatendidos de la tierra. Tenemos que ser honestos y despiadados con nosotros mismos para ver si los trabajadores de la Gran Comisión están realmente trabajando donde la necesidad espiritual es mayor.
  5. Jesús nos dice que no nos apeguemos a las cosas terrenales. Señala que no debemos volver y recoger nuestras cosas (v.17-18). Vivir de esta manera es diferente a como viven nuestros vecinos. No vivimos para nuestros propios deseos carnales de entretenimiento, riqueza y belleza (cf. Romanos 8:5) En cambio, vivimos por la belleza del Rey. Esto significa dedicar menos tiempo a nuestros propios placeres y, en cambio, trabajar más duro por el bienestar de los demás, dar nuestro tiempo y dinero y vivir para una gloria invisible. 

Vivir por la belleza del Rey requerirá sacrificio, sacrificio extremo, sacrificio que duele. Sin embargo, con el sacrificio, dice  Malaquías 1:11, que en todo lugar donde Su nombre es grande entre las naciones, está el incienso fragante de nuestras ofrendas puras. Ningún sacrificio es demasiado grande si hace que Su Nombre sea más grande entre las naciones.

Se cumplirá la promesa de Jesús en Mateo 24:14. El evangelio del Reino SERÁ proclamado en todo el mundo como testimonio a todos los pueblos. ¿Estamos dispuestos a hacer los sacrificios necesarios para que esta visión se cumpla en nuestra generación?

Mary Ho es la Líder Ejecutiva Internacional de All Nations Family, que hace discípulos, capacita líderes y cataliza los movimientos de la iglesia entre los pueblos desatendidos del mundo. Mary nació en Taiwán y escuchó por primera vez acerca de Jesús de los misioneros en Swazilandia, donde creció. La familia de su esposo John se convirtió al cristianismo a través del ministerio de Hudson Taylor. Por eso, a John y Mary les apasiona seguir siendo parte de Jesús siendo adorado por todos los pueblos.

Pam Arlund es la líder mundial de investigación y capacitación en la familia All Nations Family. Pam trabajó con un grupo de personas no alcanzadas de Asia Central durante muchos años. Ayudando en la formación de discípulos y la plantación de iglesias, también aprendió a ser lingüista y traductora de la Biblia. Ella anhela ser una guerrera adoradora con Jesús.

Editado del articulo original que fue publicado en la edición de Enero-Febrero de 2018 de Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org, páginas 42-53, y publicado en las páginas 307-310 del libro 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible en 24:14 o Amazon.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Categorías
Acerca de los movimientos

Una transición de agencia: de la Plantación de Iglesias a los Movimientos de hacer Discípulos – Parte 2

Una transición de agencia: de la Plantación de Iglesias a los Movimientos de hacer Discípulos – Parte 2

Por Aila Tasse –

En la parte 1, compartimos como Dios nos guio en LifeWay para cambiar a un nuevo paradigma en la misión. Estos son algunos de nuestros desafíos, frutos y claves que nos han sostenido y dado ese fruto.  

Desafíos en la Transición

No todo el mundo estuvo de acuerdo con nuestro cambio de enfoque. Algunas personas sintieron que lo que estábamos a punto de hacer era superficial, porque no se enfocaba en los edificios de la iglesia o en los programas que ocurrían en esos edificios. Algunos cristianos con antecedentes históricos de la iglesia pensaron que no nos enfocamos lo suficiente en la iglesia como institución. Algunos líderes con antecedentes teológicos sintieron que íbamos en contra de las tradiciones que la iglesia había mantenido durante muchos años. Algunas personas que trabajaban en las ciudades temían que un enfoque de formación de discípulos no funcionara para llegar a la población urbana.

Habíamos aprendido de David Watson las descripciones de iglesias  elefante versus iglesia conejo, que algunas personas consideraban demasiado críticas con las iglesias tradicionales. Algunas personas nos acusaron de simplemente aprender cosas de los estadounidenses, lo que no funcionaría en África. Y algunos trabajadores simplemente no querían cambiar; les gustó lo que ya estaban haciendo. Dijeron: “LifeWay está creciendo y somos indígenas. Dios nos ha ayudado a superar todo tipo de desafíos. ¿Por qué deberíamos cambiar de dirección? “Otros trabajadores temían perder algo. Pensaron que tal vez esto se convertiría en una puerta trasera para presentar algo que no les gustaría.

Necesitaba mucha paciencia en ese momento porque no todos veían las cosas como yo. Ya había rechazado a David Watson y tenía esos argumentos. Ya me había enojado con Dave Hunt cuando me guió a través de mis pasos experimentales para aplicar los principios de CPM. Otros todavía estaban luchando a través del paradigma mientras yo avanzaba con él. Uno de mis principales líderes se resistió mucho al nuevo modelo. No veía por qué deberíamos hacer eso.

Cuando comenzamos a cambiar hacia un enfoque de CPM en 2005, teníamos unos 48 misioneros que trabajaban en dos países de África Oriental. Veinticuatro de ellos sirvieron como plantadores de iglesias a tiempo completo; los otros sirvieron como plantadores de iglesias catalizadoras bi-vocacionales. En 2007, mientras estábamos haciendo el cambio, vino una denominación y se llevó a 13 de nuestros trabajadores, de un área donde el movimiento se estaba expandiendo rápidamente. Les ofrecieron buenos sueldos y puestos. Perdí a mis dos mejores muchachos, lo que realmente dolió. También fue desalentador que en dos años se detuviera el trabajo en esa área previamente fructífera. Los años 2008-2010 fueron bastante desalentadores porque perdimos a algunas de nuestras mejores personas durante la transición.

Frutos desde la Transición

Desde que cambiamos a CPM (DMM), hemos comenzado a enfocarnos en el Reino de Dios en lugar de en nuestro ministerio. Ya no pensamos en términos de nuestro nombre o lo que es “mío” (mi visión, mi ministerio, etc.) Es el Reino de Dios y su obra. A medida que catalizamos los movimientos, nos alejamos de nuestras necesidades y, en cambio, miramos el avance del Reino. Dios ha traído un crecimiento maravilloso en los últimos años. Desde nuestros inicios en Kenia, ahora estamos catalizando DMM en 11 países de África Oriental.

Desde 2005, se han plantado cerca de 9.000 nuevas iglesias en la región de África Oriental. En uno de esos países, el movimiento ha llegado hasta 16 generaciones de iglesias que plantan iglesias. En otro país, el trabajo entre varias tribus ha alcanzado las 6ta, 7ma y hasta 9na generación. El Señor nos ha permitido involucrar a más de 90 grupos de personas y nueve grupos de afinidad urbana en esta región. Estamos asombrados por su obra al dar a luz a miles de nuevas iglesias y cientos de miles de nuevos seguidores de Cristo.

Hemos comprometido a todas las UPGs en mi visión original y hemos ido mucho más allá. Ahora estamos hablando de llegar a 300 grupos de personas no alcanzadas según el Proyecto Joshua. Trabajamos en ello todos los días, país por país: orando y encontrando a los menos alcanzados y menos comprometidos.

DMM no es solo uno de nuestros muchos programas; es lo principal, en medio de todo lo que hacemos. Ya sea en el ministerio de compasión, el desarrollo de liderazgo o el servicio a la iglesia, DMM siempre está en el centro. Si algo no conduce a DMM, no lo hacemos.

Nuestras prioridades incluyen llegar a áreas nuevas y no comprometidas, mientras mantenemos el trabajo existente. Continuamente estamos iniciando, multiplicando y manteniendo movimientos. Antes de comenzar el ministerio en una nueva área, investigamos y hacemos caminatas de oración, mientras buscamos a Dios por sus puertas abiertas. Para sostener el trabajo, realizamos consultas estratégicas de DMM cada cuatro meses. Los líderes de países de todo el este de África asisten a los que se les proporciona equipamiento y estímulo continuo.

Claves que nos sustentaron y dieron fruto

  1. Oración realmente ha sido mi mayor recurso
  2. Permanecer en la Palabra de Dios todo el tiempo. Lo que hago es sostenible si se basa en la Palabra de Dios.
  3. Desarrollar líderes.  Dios realmente me ha ayudado con esto y lo dejó claro: no se trata solo de mí. 
  4. Siempre he tenido como objetivo la indigenización de nuestro ministerio. La gente local tiene que ser de su grupo. Si son parte de ellos, me cuesta menos porque les pertenece.
  5. Trabajo en red y colaboración con personas que hacen lo mismo. Mientras Dios nos ayude haciendo discípulos, no importa de quien sea el nombre del ministerio. No nos preocupamos por eso. Aprovechamos cualquier oportunidad para contribuir con lo que hemos aprendido sobre la formación de discípulos. Porque lo más importante es terminar la tarea que Jesús nos ha encomendado.   

Vemos a Dios usando a otras personas y otros grupos, y nos deleitamos en asociarnos y colaborar con ellos. Necesitamos trabajar junto con el Cuerpo de Cristo, para aprender de los demás y compartir lo que hemos aprendido. Alabamos a Dios por la forma en que nos ha guiado y las muchas formas en que está haciendo avanzar su Reino entre los no alcanzados a través de los Movimientos de Hacer Discípulos.

La Dra. Aila Tasse es la fundadora y directora de Lifeway Mission International (www.lifewaymi.org), un ministerio que ha trabajado entre los no alcanzados durante más de 25 años. Aila entrena y entrena DMM en África y en todo el mundo. Es parte de la Red CPM de África Oriental y Coordinador Regional de Nuevas Generaciones para África Oriental.

Esto se publicó originalmente en 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible en 24:14 o Amazon, páginas 278-286.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Categorías
Acerca de los movimientos

An Agency Transition: From Church Planting to Disciple Making Movements – Part 1

An Agency Transition: From Church Planting to Disciple Making Movements – Part 1

By Aila Tasse –

In August 1989 I began ministering among some Muslim groups in Northern Kenya, and in 1992 I started doing outreach into a wider area. In 1994-98 I started researching unreached people groups (UPGs), and LifeWay Mission became organized as an indigenous mission agency in 1996. 

Around that time our group grew significantly. We had people joining who could speak the local languages of a large number of the tribes we wanted to reach. We also had members of unreached people groups reaching out and serving as part of our ministry. So I established a small mission school, and started teaching them. I was going to seminary so I made my own training for them out of what I was learning. We trained the young people and sent them back to their areas. They were the ones on the front lines, reaching out to people and leading the churches. 

A big turning point came in 1998, when I started implementing my larger vision. I gave assignments to the local people I was training. I said, “The best thing will be if we find people from the local community.” So they would go out for a month, start reaching out to people, and find key leaders within that month. When they came back they brought those leaders to our training center. We trained those key leaders for two months then sent them as would-be leaders for the strategy. The workers who had originally connected with them remained as coaches. I didn’t exactly learn these things; I was making things up as we went along. We were seeing things happen, but didn’t have material to learn from. So most of our ministry and programs came out of needs I saw in the field. I was teaching a lot of what later turned into CPM.

Considering a New Paradigm

Between 2002 and 2005 I started hearing about Church Planting Movements. But at that point I hadn’t come into contact with training involving other African CPM leaders. Our mission had touched all the unreached people groups in our focus region, but we didn’t have anything like a movement. I had written a dissertation on church planting and read all kinds of books on the subject, including David Garrison’s book Church Planting Movements. But a big challenge to my thinking came in 2005. 

I met a West African brother who was starting a training, and the main trainer was David Watson. That was when I started to really grapple with the idea of a movement. But I had a difficult time with what David Watson was saying.  He was telling me, “You need to do this and that,” based on what worked in India among Hindus. 

I said, “You’ve never been a Muslim. I am a Muslim background believer and I already have experience and fruit working among African Muslims. Things may not happen the same way in this context.” My big obstacle was that I wanted to defend my own work. I felt successful in planting churches among Muslims. So I pushed back. 

But the most important thing for me was, “How will I finish the task among these people groups if not through something like a CPM?” God had told me “Multiply yourself into the lives of many people.” And he expanded my vision from just the tribes in my home area, to a vision for reaching all of East Africa. I didn’t know what that would look like, but I knew God had spoken to me about it. That began my serious journey into movements. I felt the task was more important than the method. I wanted whatever would help do the task in shortest time, in a biblical way that glorified God. I felt ready for something radical – like the man who sold everything to buy the field containing hidden treasure. At all cost, I wanted to do the best thing for God’s glory among the unreached.

Around 2005 I started speaking about CPM and organizing for reaching UPGs. I had a passion for frontier mission, and I wanted to plant more churches. I had already been doing a lot of things that could be called the DNA of CPM, and the 2005 training gave me more tools and connections.

At the beginning, I wasn’t focused. But over the next few years I started implementing CPM principles and doing trainings with Dave Hunt. He played a big role by coaching me and answering my questions. He gave me a lot of encouragement in my journey. Without knowing much, I invested my energy in applying CPM principles instead of arguing about it, and it began bearing fruit. I found most of the CPM principles in the Bible. We began experiencing CPM and training and sending people. As I continued learning about movements, the strategy became very clear to me. And the movement start taking off at the beginning of 2007.

One major shift happened when I started looking at church differently, asking: “What is a church?” I had previously wanted church to be just a certain way, which was not very reproducible. Now I became serious about applying a simpler pattern of church, which was much more reproducible.

Two other key factors revolutionized my thinking:

  1. helping people discover truth (instead of someone telling it to them) and 
  2. obedience as a normal pattern of discipleship.

I saw the radical difference these could make toward ministry that would rapidly multiply. 

Paradigm Shift in LifeWay Mission

As this shift happened in my own mind, I didn’t push anyone in LifeWay to move toward CPM. I focused on one big question: “How can we finish the remaining task? We’ve seen some churches started, but will our current methods reach our goal? Has God called us to a certain method or to finish our task – the Great Commission?” I believe God can use any method he wants. We need to pay attention and see what method(s) he is using to seriously move us toward the goal. Jesus commanded us: “Make disciples, and teach them to obey.” That’s the heart of the Great Commission. It’s what makes the Great Commission Great. Unless we really make disciples, we can’t call the Great Commission Great. So whatever method we use, it has to be very effective at making disciples who obey. 

I started casting vision to my coworkers. I started leading from the front, demonstrating things and changing things slowly. I started showing them practices and principles, rather than forcing them. I wanted them to buy into vision rather than my putting pressure on them. I gave them my example by starting groups that multiplied. I opened the Scriptures and started showing them the biblical principles. As obedience became our lifestyle, that helped my people understand. It became clear to us that this was the way to go. I didn’t apply organizational pressure or exercise authority to bring the change. It wasn’t a top-down process. Some of our workers learned very early and started applying CPM principles; others were slower. For those moving more slowly, we said “Let’s move graciously and gradually.”

That process started in 2005 and continued for a couple of years. In October 2007 we made a complete change as an organization. We clarified that our goal was not just reaching the unreached, but catalyzing Kingdom movements. Lifeway Mission had started with a vision of Kingdom growth in Northern Kenya. The key thing was engaging unreached groups and reaching them with the gospel. 

Now it became clear that our work was not just engaging the UPGs with the gospel, but facilitating and catalyzing Kingdom movements among them. Our focus is still reaching UPGs, but now we’re doing that through DMM (Disciple Making Movements – the term we now use most commonly, to stress that our focus is making disciples). October 2007 was a turning point for all our teams. We changed our mission statement, our details of partnership, our networking and collaborations. 

We now explicitly aim to make disciples who multiply and become churches that multiply. A Disciple Making Movement helps us finish the task Jesus has given us. We don’t focus on a method. But if DMM helps us reach our goal, we don’t need to argue. We’re aiming for Kingdom movements among UPGs, to finish our portion of the Great Commission in the region God has entrusted to us. In 2007 we used the term “CPM.” And the key to CPM is making disciples. So since that time we have emphasized making disciples – bringing the Muslim peoples of East Africa to become obedient disciples of Jesus.

In part 2 we will share some challenges in the transition, fruit since the transition, and keys that have sustained us and brought fruit.

Dr. Aila Tasse is the founder and director of Lifeway Mission International (www.lifewaymi.org), a ministry that has worked among the unreached for more than 25 years. Aila trains and coaches DMM in Africa and around the world. He is part of the East Africa CPM Network and New Generations Regional Coordinator for East Africa.

This was originally published in 24:14 – A Testimony to All Peoples, available from 24:14 or Amazon, pages 278-283.