Categorías
Acerca de los movimientos

¿Qué es un CPM? Part 2

¿Qué es un CPM? Part 2

– Por Stan Parks – 

En Movimientos de Plantación de Iglesias modernos  vemos dinámicas similares a lo que Dios hizo en la iglesia primitiva:

  • El Espíritu Santo empoderando y enviando. Uno de los aspectos más llamativos de los CPMs modernos es el papel de la “persona común”. La obra de Dios no se limita a profesionales capacitados. En cambio, vemos que el Espíritu Santo usa a personas comunes para compartir el evangelio, expulsar demonios, sanar a los enfermos y multiplicar discípulos e iglesias. Las personas analfabetas están plantando muchas, muchas iglesias en estos movimientos. Los nuevos creyentes están llevando poderosamente el evangelio a nuevos lugares. Son personas comunes y corrientes llenas del Espíritu de un Dios extraordinario.
  • Los creyentes orando constantemente y mostrando una gran fe. Alguien ha dicho que un CPM siempre está precedido por un movimiento de oración. Los CPMs también están marcados por la oración, siendo “movimientos de oración” en sí mismos. Esto se debe a que cuando oramos, Dios obra, y los CPMs son un acto de Dios, no una obra humana. Además, orar es uno de los mandamientos básicos de Jesús. Así, todo discípulo se da cuenta de la necesidad de orar y multiplicar la oración por sí mismo y por el movimiento del que forma parte.
  • Un testimonio poderoso a través de la forma en que estos discípulos tratan a otras personas. Muchos cristianos e iglesias de todo el mundo han separado lo físico de lo espiritual. Algunos grupos cristianos parecen preocuparse solo por asuntos espirituales, mientras que descuidan las necesidades físicas de las personas que los rodean. Sin embargo, los discípulos en estos movimientos se enfocan en la obediencia a las Escrituras. Como resultado, muestran con entusiasmo el amor de Dios a las personas. Obedecer las Escrituras los lleva a amar a su prójimo. Así, las personas y las iglesias de estos movimientos alimentan a los hambrientos, cuidan a las viudas y huérfanos y luchan contra la injusticia. Una cosmovisión bíblica no separa lo sagrado de lo secular. Dios quiere que todas nuestras vidas y sociedades sean transformadas de manera integral por las buenas nuevas.
  • El número de discípulos aumenta rápidamente. Al igual que la iglesia primitiva en Hechos de Los Apósteles, estos CPMs modernos se multiplican rápidamente. Esta velocidad proviene en parte de un poderoso movimiento del Espíritu. También proviene de los principios bíblicos que se siguen. Por ejemplo, los que están en movimiento creen que “todo creyente es un hacedor de discípulos” (Mateo 28:19). Esto evita dejar solamente a unos pocos profesionales pagados para hacer discípulos. En estos movimientos, discípulos, iglesias y líderes aprenden que una de sus principales funciones es dar frutos. Y lo hacen lo antes posible y con la mayor frecuencia posible.
  • Estos discípulos se vuelven obedientes a Dios. Los discípulos en CPM se toman las Escrituras muy en serio. Se espera que todos sean verdaderamente discípulos de la Palabra. Todos tienen la libertad de desafiarse unos a otros con la pregunta: “¿Dónde ves eso en el texto?” Los creyentes prestan especial atención a escuchar o leer la Palabra, tanto en privado como en grupos. Dios es el Maestro principal, a través de Su Palabra y ellos saben que son responsables de obedecer la Palabra.
  • Hogares que se están salvando. Al igual que en el libro de los Hechos, donde vemos hogares, hogares múltiples e incluso algunas comunidades que se vuelven al Señor,  estamos viendo lo mismo en estos movimientos. La mayoría de estos movimientos ocurren entre grupos no alcanzados, que tienden a ser mucho más comunitarios que la cultura occidental. En estas culturas, las decisiones las toman las familias y / o clanes. En estos CPMs modernos vemos el mismo tipo de toma de decisiones grupal.
  • Oposición y persecución. Estos movimientos a menudo ocurren en los lugares más difíciles y, como resultado tienden  a tener una persecución significativa. Desafortunadamente, a veces esa persecución se presenta en forma de iglesias establecidas que informan sobre las actividades de estos nuevos movimientos, para evitar el impacto negativo sobre ellos mismos de los fundamentalistas religiosos o los gobiernos. A menudo, la persecución proviene de fuerzas religiosas y / o gubernamentales que buscan detener estos movimientos de Dios. Pero los movimientos superan esta persecución por la sangre del Cordero y la palabra de su testimonio. Hay un precio que pagar y muchas personas en estos movimientos están pagando ese precio.
  • Discípulos llenos del Espíritu Santo y de gozo. A pesar de la oposición y persecución que vemos hacia los movimientos, los creyentes tienen un gozo tremendo, ya que han venido de las profundidades de las tinieblas a la luz. Como resultado, están muy motivados para compartir las buenas nuevas con quienes los rodean. En muchos casos, los que sufren persecución dicen que se regocijan de que Dios los haya considerado dignos de sufrir por su Nombre.
  • La Palabra se difunde por toda la región. Vemos en Hechos 19 que el evangelio se extendió por toda la provincia romana de Asia en solo dos años. ¡Eso parece increíble! Vemos la misma dinámica en estos movimientos. Literalmente miles e incluso millones de personas en diferentes regiones están escuchando el evangelio por primera vez en unos pocos años debido a la tremenda tasa de multiplicación de discípulos.
  • La difusión del evangelio a nuevos idiomas y naciones. A menos que un movimiento se ajuste a su contexto social y cultural, fracasará. Esto comienza con el primer contacto con un grupo de personas. El forastero busca un hombre o una mujer de paz que luego se convierte en el plantador de iglesias. Si el forastero es el plantador de iglesias, presentara un patrón de fe ajeno. Si los iniciados son los plantadores de iglesias, las semillas del evangelio plantadas desde afuera pueden crecer libremente. Las buenas nuevas darán frutos de formas naturales para esa cultura, pero arraigadas en las Escrituras. Por tanto, el evangelio se puede difundir más rápidamente. Tenga en cuenta que estos movimientos normalmente ocurren dentro de un grupo de personas o segmento de la población. Pasar a otro grupo normalmente requiere más enseñanza y personas con dotes transculturales. La mayoría de los CPMs de hoy se realizan entre los grupos de personas no alcanzadas. Esto se debe en parte a que los movimientos indígenas surgen mejor en lugares que no han sido expuestos a un evangelio occidentalizado estandarizado.

Un CPM tiene ciertas características: 

  1. Conciencia de que solo Dios puede iniciar un movimiento. Al mismo tiempo, los discípulos pueden seguir los principios bíblicos para orar, plantar y regar las semillas que puedan conducir a un movimiento tipo “libro de los Hechos”
  2. A todo seguidor de Cristo se le anima a ser un discípulo que se multiplique  y no meramente un discípulo converso.   
  3. Patrones de responsabilidad frecuente y regular para obedecer lo que el Señor le dice a cada persona. También por transmitir la verdad de Dios a otros en una relación amorosa. Esto sucede mediante la participación activa en un grupo pequeño.
  4. Cada discípulo está equipado para la madurez espiritual. Esto incluye equipar para interpretar y aplicar las Escrituras, una vida de oración completa, vivir como parte del gran Cuerpo de Cristo y responder bien a la persecución/sufrimiento. Esto permite que los creyentes funcione no solo como consumidores, sino como agentes activos del avance del Reino. 
  5. A cada discípulo se le da una visión para alcanzar su red de relaciones y extender el Reino de Dios hasta los confines de la tierra. Se da prioridad a los lugares más oscuros, con el compromiso de ver que todos en el mundo tengan acceso al evangelio. Los creyentes aprenden a ministrar y asociarse con otros en el Cuerpo de Cristo en cada contexto.
  6. La reproducción de iglesias forma parte del proceso de multiplicación de discípulos. Un CPM tiene como objetivo 1) discípulos, 2) iglesias, 3) líderes y 4) movimientos para multiplicarse sin cesar por el poder del Espíritu
  7. Los CPMs se centran en iniciar movimientos de generaciones de iglesias que se multiplican. (Las primeras iglesias que comenzaron entre un grupo son iglesias de primera generación, que comienzan iglesias de segunda generación, que comienzan iglesias de tercera generación, que a su vez comienzan iglesias de cuarta generación, y así sucesivamente).
  8. Los líderes evalúan y realizan cambios radicales según sea necesario para crecer. Se aseguran de que cada elemento de carácter, conocimiento, habilidades para hacer discípulos y habilidades relacionales sea 1) bíblico y 2) pueda ser seguido por otras generaciones de discípulos. Esto requiere mantener todas las cosas muy simples.

Ahora vemos que el evangelio se esparce en muchos lugares como lo hizo en el libro de los Hechos. ¡Anhelamos que esto suceda en todas las personas y lugares de nuestra generación!

Stan Parks Ph.D. sirve a la Coalición 24:14 (Equipo de facilitación), Beyond (VP Global Strategies) y Ethne (Equipo de liderazgo). Es entrenador e instructor de una variedad de CPM a nivel mundial y ha vivido y servido entre los no alcanzados desde 1994.

Este material está tomado de las páginas 39-43 del libro 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible a partir de las 24:14 o en Amazon; reimpreso de la edición de julio-agosto de 2019 de Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *