Categorías
Acerca de los movimientos

Lanzamiento de movimientos entre musulmanes: estudios de casos de mejores prácticas – Antioch Family of Churches

Lanzamiento de movimientos entre musulmanes: estudios de casos de mejores prácticas – Antioch Family of Churches

Por William J. Dubois

Soy William J. Dubois, el Co-líder de la Familia de Iglesias de Antioquía, una alianza global de movimientos indígenas de plantación de iglesias. Durante los últimos 30 años, nos hemos centrado en desarrollar la capacidad de liderazgo de los cristianos de primera generación que viven en países cerrados y ayudarlos a aprender a multiplicar las iglesias domésticas. Hoy me centraré en lanzar movimientos entre los pueblos musulmanes.

Durante los primeros 20 años de nuestro trabajo, gran parte de nuestros esfuerzos estuvieron llenos de errores, errores y fracasos. Sin embargo, fue a través de una crisis personal en mi propia vida que aprendimos a hacer ajustes que llevarían a avances. En 2004 estaba ayudando a los líderes de la iglesia de la casa subterránea de Irán aprender y entender 2 Timoteo. Después de que se completó este entrenamiento, fui envenenado por un agente de Al-Qaeda y casi muere. Mucha gente estaba orando por mí, y después de dos meses y medio de visitas a los médicos y al hospital tratando de determinar lo que había sucedido, me curé milagrosamente. ¡Estoy muy agradecido por eso!

Pero el poder de la historia llegó más tarde, años más tarde, de hecho. Yo estaba co-organizando un entrenamiento del movimiento de plantación de iglesias para líderes de Afganistán, Irak y Pakistán, y al principio de nuestro tiempo juntos nos estábamos presentando. ¡Descubrí que uno de nuestros plantadores de iglesias allí era el hombre que había encargado mi envenenamiento!

En ese momento comencé a entender que multiplicar los movimientos requiere mucho más que la capacidad intercultural de la lengua y la cultura. El poder de la encarnación comienza con el aprendizaje sobre el alma de las personas. Y en este caso, desarrollar una comprensión profunda de aquellos que se radicalizaron por el mal. El Señor me puso en un viaje para comenzar a entender el corazón de lo que se necesitaría para iniciar movimientos entre los musulmanes.

Hoy esa misma Familia de Iglesias de Antioquía tiene 1.225 compromisos de movimiento en 748 idiomas en 157 países. Hay 2,3 millones de iglesias domésticas con 42 millones de adultos. Lo que Dios ha comenzado, en y entre nosotros, comenzó con nuestro quebrantamiento, nuestros pasos en falso y nuestros malentendidos. Pero después de que el Señor amablemente nos permitió aprender de algunas herramientas poderosas y principios efectivos, se ha producido un avance exponencial.

Nos centramos en tres prioridades. La primera es rescatar a las personas de la esclavitud a la filiación. Esa esclavitud puede ser la trata de personas, pero siempre es la esclavitud del pecado. Y es una vida llena de discriminación, dolor y angustia. Pero cuando entran en una relación personal con Dios a través de Jesucristo, se convierten en hijos e hijas del Dios viviente, y co-herederos. Así que nuestra relación, incluso con los nuevos creyentes, no es jerárquica. Es como una familia porque les pedimos que sean bautizados en Jesús, y luego en la Iglesia, y luego en el mundo. Nunca le pedimos a nadie que se una a nuestra cultura antes de encontrar a nuestro Salvador. Nos aseguramos de que conozcan primero a nuestro Salvador. Luego juntos descubrimos cómo se vería la iglesia en su propia cultura. Por lo tanto, la primera prioridad es rescatar de la esclavitud a la filiación.

La segunda es empoderar a las personas para que traigan a otros a Cristo. Es posible que haya escuchado el término “buscar a un hombre de paz”. En nuestro modelo, buscamos un hombre o una mujer de influencia. Lo llamamos el Modelo de Cornelio, de Hechos capítulo 10. Le pedimos al Señor que nos muestre a las personas que tienen una influencia increíble en su aldea o su comunidad, o su país. Al traerles el Evangelio, ellos a su vez tienen la capacidad de difundir esas buenas noticias a todas las personas en su red social. Entonces, así como el apóstol Pablo le pidió a Tito que estableciera ancianos en cada iglesia, les pedimos a estos Corneliuses que ayuden a levantar líderes y establecer ancianos en cada iglesia de la casa. Nuestro ministerio, entonces, es de iglesia en iglesia. No la organización a la iglesia, sino una iglesia local que se asocia con otra iglesia de la casa indígena para preguntar a Dios lo que se necesita hacer y luego trabajar en ello juntos.

Luego viene nuestra tercera prioridad que es multiplicar

. Segundo Timoteo 2:2 dice que las cosas que hemos escuchado de personas confiables, debemos transmitirlas a aquellos que pueden compartirlas con otros. Es una multiplicación de tres generaciones. Hemos descubierto que si nos enfocamos en el crecimiento de generaciones de líderes, podemos multiplicar los movimientos. Nuestro entrenamiento de liderazgo se basa en la obediencia, no en el conocimiento. Les daré un ejemplo. Hace varios años, abrimos un nuevo ministerio en una ciudad importante, y encontramos a alguien interesado en las cosas espirituales. Uno de nuestros trabajadores comenzó a tener una conversación con ellos, y pronto estaban preguntando acerca de Jesús. Pero antes de explicar la profundidad del Reino, le pedimos a esa persona que fuera a buscar a cinco amigos.

El objetivo no era reunir a estos cinco amigos en una reunión de la iglesia de la casa, sino más bien, hacer que cada uno de ellos fuera guiado por este “Cornelio”. Estos cinco comenzarían inmediatamente a compartir con cinco de sus amigos, y esos cinco amigos encontrarían a cinco de sus propios amigos. Así que desde el principio, la multiplicación se incrustó en todo el ministerio.

Con estas tres cosas – rescatar, empoderar y multiplicar – descubrimos que podemos aprender mucho de las personas que están viniendo a Cristo. Así que en lugar de enseñarles con declaraciones declarativas, comenzamos haciendo preguntas poderosas. Estas son las tres preguntas que nos hacemos. Preguntamos, “¿Quién tiene hambre espiritual? ¿Cuándo están buscando espiritualmente? ¿Y dónde están espiritualmente atentos?” Tratamos de encontrar los ritmos culturales y espirituales de aquellos a los que estamos ministrando.

Por ejemplo, el fin de semana de Pascua no va a ser un día santo para un musulmán porque aún no conocen a Jesús. Descubrimos, en realidad, que el Ramadán es el momento más importante del calendario en el que podemos compartir las buenas noticias con los musulmanes. ¿por qué? Porque ese es el mes en que están buscando a Dios. Por supuesto que no es el mismo Dios. No están buscando a Jesús el Hijo de Dios; sólo están tratando de encontrar una manera de ganar suficiente crédito para que Dios pueda aceptarlos. Así que en lugar de presentarles nuestras vacaciones primero, hemos decidido venir junto a ellos, entender sus ritmos espirituales y orar por aquellos que tienen hambre espiritual. Encontramos dónde tienen hambre y a qué están atentos. Luego, a través de conversaciones espirituales, podemos encontrar un Cornelio. Le pedimos que encuentre a sus amigos y comienza el proceso de multiplicación.

Hemos equipado a nuestros líderes con una traducción de las Escrituras o versículos clave. A menudo les proporcionamos cajas Wi-Fi, para que con solo presionar un botón puedan difundir la película JESUS o partes del Nuevo Testamento, al menos en idiomas comerciales. Si el grupo de personas no está desconectado, proporcionamos a nuestros equipos mochilas móviles, para que si están en pueblos puedan mostrar la película JESUS a hasta 300 personas. Y les damos mucha capacitación sobre cómo iniciar conversaciones espirituales con la gente, para que la gente querer conocer al Dios que puede rescatarlos, empoderarlos y multiplicar su influencia. Pueden encontrarse con Dios, Jesús, quien puede perdonarlos de sus pecados.

En medio de todo esto, descubrimos que si nos unimos y oramos, si construimos equipos para interceder, hay una tremenda oportunidad en estos momentos. Hay un día especial, hacia el final del Ramadán (el día 27 en realidad), llamado la Noche del Poder. En esa sola noche, muchos musulmanes de todo el mundo creen que sus oraciones llevan mil veces el peso de otros días. Y en esa noche, le piden a Dios una revelación de quién es. Le piden a Dios el perdón de sus pecados, y piden sueños y visiones. Así que enviamos a nuestra gente, a mezclarnos con aquellos que buscan un Dios que no conocen, para que podamos compartir sobre el Dios que nosotros lo

sé.

El 19de mayo, 2020, más de mil millones de musulmanes se reunieron en hogares para ayunar y orar. Por primera vez desde el año 622AD, las mezquitas fueron cerradas, debido al coronavirus. Ellos oraron en esta “Noche de Poder” por una revelación especial de “Alá” y por el perdón de sus pecados. Al mismo tiempo, más de 38 millones de seguidores de Jesús de 157 naciones , todos ex musulmanes , levantaron sus voces en oración pidiendo al único Dios verdadero y vivo que se revelara a sí mismo a través de señales, maravillas, sueños y visiones a los musulmanes de todo el mundo. Oraron para que por primera vez, a través del poder del Espíritu Santo, los musulmanes entendieran la misericordia, el amor y el perdón que sólo se encuentran en Jesucristo. Y en esta “Noche de un Milagro” Dios escuchó nuestras oraciones.

Cuando nos ponemos de acuerdo en oración y vamos a la sala del trono del cielo, le pedimos a Jesús que interceda en nuestro nombre , por lo que vamos a tener conversaciones espirituales en el momento adecuado en el lugar correcto. Podemos esperar que sucedan cosas milagrosas. Quiero contarles una historia que sucedió este año durante el mes de Ramadán. Enviamos equipos de pueblo en pueblo durante este tiempo, pidiéndole al Señor que nos diera puertas abiertas y corazones abiertos. Un equipo fue a un país (pido disculpas porque por razones de seguridad no puedo compartir los detalles del país), pero fueron a un pueblo donde nadie los recibió. Nadie mostró hospitalidad, nadie abrió su puerta.

Al final del día, el equipo estaba muy desanimado. Salieron del pueblo y todos se sentaron bajo un árbol y construyeron una fogata para que estuvieran calientes durante la noche. Comenzaron a orar y a preguntarle al Señor qué hacer, pidiendo una manera de tener un avance en esta aldea. A medida que avanzaba la noche se quedaron dormidos. Pronto se despertaron y uno de los líderes vio un fuego ardiente que venía en su camino. Resultaron ser 274 personas con una antorcha de fuego en sus manos, caminando hacia ellos. El equipo inicialmente se llenó de miedo hasta que uno de ellos dijo: “Oye, oramos para que tuviéramos la oportunidad de ir a esta aldea y compartir a Jesús. ¡Ahora el pueblo viene a nosotros!”

Justo antes de conocer a estas personas, uno de los 274 hombres se adelantó y dijo: “No sabemos quién eres, no sabemos de dónde eres, y no te abrimos nuestras casas cuando estabas en nuestro pueblo hoy. Pero esta noche, todos y cada uno de nosotros ha tenido exactamente el mismo sueño. Y en ese sueño se nos apareció un ángel y dijo: “Estas personas que vinieron a tu pueblo son las que tienen la verdad. Deberías ir y preguntarles, y seguir lo que dicen”.

Ese era el momento: se producían conversaciones espirituales con las personas adecuadas, en el momento adecuado, en el lugar correcto. Y antes de que terminara la noche, 274 líderes de hogares hicieron profesiones de fe y dejaron su religión para entrar. relación con Jesús. Ese es el poder de la oración y de tener conversaciones espirituales en el lugar correcto.

Quiero dejarles con otra historia sobre el lanzamiento de movimientos entre los pueblos musulmanes. No viene de la idea de que el trabajador o el misionero es el que se supone que debe hacer esto. Se trata de equipar y construir líderes, un Cornelio, que multiplique el trabajo. Hace varios meses, los líderes vinieron a mí y me dijeron: “Sabes, no hemos podido llegar a ciertas aldeas y no hay manera de llegar a ellas usando medios regulares. Así que oramos, y sentimos que el Espíritu Santo nos ha pedido que dejemos de lado a los equipos de personas que cruzarán el desierto y nos aseguraremos de que todas las personas no unidas, todas aquellas que no están alcanzadas y no están tocadas, escuchen las buenas nuevas”.

Usted y yo tenemos la oportunidad de lanzar movimientos entre los pueblos musulmanes. Comienza cuando entrenamos a la gente local que vive cerca y está cerca de la cultura. Encontramos un Cornelius, invertimos en esa persona, y él nos ayuda a entender cómo movilizar a sus amigos para que se lo digan a sus amigos. Puede estar tan lejos como los desiertos de Oriente Medio en camellos. Si empoderamos a las iglesias locales para que asuman las responsabilidades que Dios les ha dado en lugar de que nosotros estemos al frente, nos convertimos en el Bernabé que apoya a estos apóstoles y a las personas que están enviando. Por lo tanto, yo diría que nuestra responsabilidad es dotar a las personas de formación y herramientas y generar confianza. Nombran líderes y envían plantadores de iglesias para multiplicar a otras personas que luego compartirán las buenas noticias.

En resumen, creo que podemos considerar el lanzamiento de movimientos entre los pueblos musulmanes de esta manera. Primero, un libro de la cultura de Hechos puede producir un libro de hechos revolucionarios. En segundo lugar, lanzamos movimientos entre los pueblos musulmanes ajustando nuestras conversaciones, para que las conversaciones se djen espiritualmente con las personas adecuadas, en el momento adecuado, en el lugar correcto.

Pedimos a las personas que se bauticen en Jesús, y luego les ayudamos a descubrir cómo es su iglesia, en lugar de pedirles a las personas que encuentren su camino en la cultura de nuestra iglesia. También tenemos que pedirle a Dios un Cornelio, un hombre o una mujer de influencia, que usará su influencia para multiplicar el Reino entre las relaciones que ya tienen. Quiero animarles a que, cuando consideren lanzar movimientos entre los pueblos musulmanes, busquen herramientas, encuentren capacitación de calidad y generen confianza. Una iglesia, que conecta con la iglesia de cultura cercana y cercana, para que juntos puedan ir a pueblos no comprometidos, no alcanzados, y ver a un Cornelio multiplicar el Reino en asociación con ustedes. Que dios te bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *