Categorías
Acerca de los movimientos

Como Dios hace que las cosas simples crezcan y se multipliquen

Como Dios hace que las cosas simples crezcan y se multipliquen

Por Lee Wood –

En marzo de 2013 asistí a un entrenamiento de discipulado de Metacamp facilitado por Curtis Sergeant. El enfoque estaba en la obediencia y en entrenar a otros sobre cómo hacer discípulos que hagan discípulos, lo que llevó a la multiplicación de iglesias en casas sencillas. Llegué a la capacitación con una pasión por el discipulado y una sana insatisfacción con mi status quo. Comprendí por qué estamos llamados a hacer discípulos, para que el mundo lo sepa, pero estaba confundido en cuanto a cómo. En la capacitación, aprendimos el cómo y la importancia de hacer discípulos como expresión de nuestro amor por Dios y por los demás.

Salí con muchas ganas de aplicar los principios: cuenta tu historia, cuenta la historia de Dios, forma grupos y capacítalos para que hagan lo mismo. Empezamos a trabajar con  63 grupos en el primer año y capacitamos a otros para que hicieran lo mismo. Algunos grupos se multiplicaron hasta la cuarta generación. Cientos de grupos se formaron en los primeros dos años, pero con un seguimiento débil, no se sostenían ni se multiplicaban como debían. Estábamos tan ocupados formando grupos que no seguimos todos los principios que habíamos aprendido.

Afortunadamente, Curtis no se rindió con nosotros. Continuó entrenándonos, enfatizando principios de importancia crítica:

  1. Cuide la profundidad de su ministerio. Dios se encargara de la amplitud.
  2. Vierta profundamente en los pocos que están obedeciendo. 
  3. Siga haciendo lo que está haciendo y mejorara en ello.
  4. Las cosas simples crecen y se multiplican.
  5. Obedezca y entrene a otros   

Volvimos a salvar lo que pudimos. Nos enfocamos sobre aquellos que claramente obedecían el llamado. (No hacer esto fue nuestro fracaso más significativo en nuestros esfuerzos anteriores). Comenzamos a caminar en oración intencionalmente en algunos de los peores lugares de Tampa, para encontrar personas de paz, personas preparadas para recibir a Cristo y transmitir las buenas nuevas a sus relaciones, entre los más pequeños, los perdidos y los últimos. A medida que aprendimos más, comenzamos a capacitar a otros a nivel local y, finalmente a nivel mundial. Los grupos saludables comenzaron a multiplicarse. El movimiento se expandió a otras ciudades de Florida y otros cuatro estados. Con la ayuda de algunos de nuestros primeros discípulos, se expandió a otros diez países. Comenzamos a enviar misioneros a grupos étnicos no alcanzados y no comprometidos en dos años, desde un movimiento descentralizado completamente orgánico.

En asociación con otra red, hemos enviado capacitadores a más de 70 países donde los movimientos de personas que se multiplican a sí mismos que alcanzan a los suyos para Cristo están comenzando o están muy avanzados. Además, otros comenzaron a venir a nuestra ciudad para recibir capacitación de inmersión en un modelo de iglesia urbana emergente, participando en CPM que transforma comunidades.

Todo esto proviene de compartir nuestras historias personales de cómo Jesús ha cambiado nuestras vidas, contando la historia de Jesús (el evangelio) y siguiendo algunos principios simples: verter profundamente en unos pocos, mantenerlo simple, aprender haciendo y confiar en Dios para el resultado.

¿Cómo? Ama a Dios, ama a los demás y haz discípulos que hagan discípulos. Las cosas simples crecen y se multiplican.

Lee Wood, un ex huérfano, un joven adicto y abusado, recibió a Jesús a los 23 años, y su vida se transformó por completo. Su energía escandalosa es contagiosa para todos los que lo rodean. La pasión de su corazón es discipular a otros para Cristo hasta que todo el mundo lo sepa.

Esto es de un artículo que apareció en la edición de enero-febrero de 2018 de Mission Frontiers, www.missionfrontiers.org, página 22, y publicado en las páginas 136-138 del libro 24:14 – A Testimony to All Peoples, disponible desde 24 : 14 o Amazon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *