Categorías
Acerca de los movimientos

Porqué Debemos Dejar de Hacer Cosas Buenas

Porqué Debemos Dejar de Hacer Cosas Buenas

Por C. Anderson  

. Este blog fue publicado originalmente en el blog de C. Anderson: Pursing Disciple Making Movements in the Frontiers. (Procurando la Creación de Movimientos de Hacer Discípulos en las Fronteras) 

La poda hace que las cosas se vean feas. Usualmente no nos gusta como quedan al principio. Al frente de mi casa en Tailandia, tenemos arbustos con flores. Deben ser podados para que se mantengan sanos. Cada determinado tiempo salgo y corto algunas ramas, es particularmente difícil cortar las que aún tienen flores. “Podar” actividades infructíferas e invertir en acciones fructíferas es necesario si deseamos ver un Movimiento de Hacer Discípulos. En los últimos artículos, he escrito acerca de las características clave que poseen los líderes en quienes Dios confia para establecer movimientos. Agreguemos una más.

Los líderes de movimientos que Dios utiliza están dispuestos a dejar las actividades infructuosas. Se enfocan en realizar cosas que rinden frutos para el Reino. Debemos evaluar todo lo que hacemos a la luz de la visión que Dios puso en nuestros corazones para obedecer a Cristo mediante la multiplicación de discípulos.

Los líderes que se rehúsan a renunciar a ciertas cosas o niegan a dar fin necesario a los programas infructuosos y esfuerzos, se estancan. No ven la multiplicación. Los buenos líderes evalúan lo que hacen. Están dispuestos a podar lo bueno para dar paso a lo mejor. 

¿Estás dispuesto a dejar de hacer cosas Buenas?

Un líder a quien yo entrenaba continuamente luchaba para cumplir con estos pasos y tomar acción. Presentaba poco progreso en su visión del movimiento. Cuando nos comunicábamos por teléfono o cuando asistía al entrenamiento, este joven hombre asiatico mostraba entusiasmo. De su boca fluían oraciones apasionadas y las lágrimas corrían por sus mejillas a la hora de la intercesión. Yo me daba cuenta de su gran anhelo porque su gente conociera a Dios. Acogía los principios de los movimientos, convencido de que eran veraces al estudiar el libro de los Hechos. Después de unos años de haber trabajado con su hermano, el problema era claro. Su compromiso para con comunidad Cristiana, la iglesia madre, lo detenía. El no se podía enfocar en la realización de actividades fructíferas de hacer discípulos.

Después de una sesión de mentoreo, él estableció metas para conocer gente perdida en su oikos y compartir la historia de la Biblia. Al paso de algunas semanas hablamos. Mencionó que había estado ocupado esa semana con una conferencia de pastores, la boda de un familiar, y haciendo diligencias para su padre, el pastor de una iglesia grande.

Cada vez que nos encontrábamos, había una serie diferente de cosas con las que había estado ocupado. El patrón era el mismo. No estaba dispuesto a dejar de hacer algunas de las cosas en su vida que estaban basadas en su lealtad a otros para poder enfocarse en el discipulado.

Este hermano tenía el potencial para convertirse en el líder de un movimiento. Hoy en día y después de muchos años, únicamente tiene una pequeña iglesia. El necesitaba dejar de hacer cosas buenas y decidirse a hacer cosas fructíferas. No estaba dispuesto a tomar esta decisión.

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto. todavía.

Juan 15:1-2 NVI

Poda las Prácticas Infructuosas 

Podar significa cortar. Tomamos nuestras tijeras de jardinero, las ponemos en la rama y la cortamos. Cae al piso y se seca. La tiramos en el campo o en el bote de basura.

¿Qué debes estar dispuesto a “podar” como hacedor de discípulos? Esta es una pregunta que se le debe hacer a Dios. Permíteme darte algunos ejemplos de mi propia vida como punto de referencia. Estas son algunas cosas que he tenido que “podar” para hacer espacio para la oración, discipular a mis vecinos, entrenar y mentorear  a nuevos líderes en los movimientos, y dedicar tiempo a la gente perdida.

  • Programas de entrenamiento que no estaban dando resultados en la creación de discípulos obedientes que pudieran entrenar a otros 
  • Equipos de liderazgo a los cuales yo pertenecía y que ocupaban mucho de mi tiempo, pero no contribuían a ningún progreso en mi visión de los movimientos de hacer discípulos
  • Conferencias en escuelas con temas no relacionados con la creación de discípulos
  • Asistir a conferencias únicamente por tener que hacerlo
  • Actividades desgastantes y reuniones infructíferas
  • Estar presente en cada evento familiar que se llevaba a cabo

Sin duda alguna, es difícil tomar este tipo de decisiones. No todos van a entenderlo. Ten cuidado en hacer estas cosas también. No le digas a las personas: “No tengo tiempo para ti porque me estoy enfocando en hacer cosas más fructíferas”, por ejemplo. Sé sabio, pero toma decisiones que te lleven a enfocarte en lo que Dios te ha llamado a hacer.

Aumenta las Actividades Fructíferas

A medida que “podas” otras cosas, creas espacio en tu vida para actividades fructíferas o innovadoras. No siempre sabemos qué cosas producirán frutos. Principalmente en tiempos como estos, debemos probar las nuevas ideas que Dios nos da. Pueden o no ser fructíferas, pero necesitamos experimentar y verificar los resultados.

¿Hay espacio en tu vida para crear o experimentar con nuevos métodos para alcanzar a loss perdidos? Quizás es aún más importante observar qué es fructífero e invertir en ello. Dar más dinero, más mano de obra en esas cosas que están funcionando bien para ti o para otros en situaciones similares. Es por eso que formar parte de una comunidad de personas que buscan implementar Movimientos de Hacer Discípulos es tan importante. Aprendemos unos de otros y unos con otros.

A continuación enlisto algunas prácticas fructíferas en las que me esfuerzo por incluir en mi vida.

  • Oración extraordinaria por los perdidos (reservando horas en mi día y días en mi mes para el ayuno y la oración)  
  • Conversaciones formales e informales con aquellos a quienes estoy entrenando
  • Caminatas de oración en mi colonia, deteniéndome a saludar y conversar con las personas
  • Estudios Biblicos de “Discovery Bible” en línea y presenciales
  • Entrenamiento de desarrollo de liderazgo para mi equipo
  • Aprendizaje continuo para mi propio desarrollo espiritual y crecimiento como entrenador de MHD

Es hora de aplicarlo.

¿Qué necesitas dejar de hacer para dar espacio a las actividades que te llevarán hacia adelante en el lanzamiento de movimientos?

Escribe lo que te venga a la mente. Durante los próximos días, toma tiempo para procesar con Dios la posibilidad de dejarlo ir. Publica en DMMs Frontier Missions Facebook Group, o en los comentarios de la parte de abajo, la acción que tomarás para aplicar lo que has aprendido de este artículo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *