Categorías
Acerca de los movimientos

Ministerio de Cobertura de UUPG (Etnias No Alcanzadas ni Involucradas)

Ministerio de Cobertura de UUPG (Etnias No Alcanzadas ni Involucradas)

– Por Lipok Lemtur

Editado de un video para Global Assembly of Pastors for Finishing the Task (Asamblea Global de Pastores para Terminando la Tarea) –

 

 

Vengo de Nagaland, un pequeño estado en el noreste de la India. He trabajado en la plantación de iglesias durante los últimos 17 años. Represento a una gran cantidad de líderes que se han unido para ponernos de acuerdo con  la visión 24:14 (Mateo). Independientemente de nuestro trasfondo denominacional o agencias misioneras, nos hemos unido en acuerdo con esta visión y diciendo, “Hagamos el trabajo”.

Hoy en día, mi país tiene el campo de cosecha más grande del mundo: una población de 1.5 billones y creciendo cada día. Tenemos 615,000 aldeas y 1,757 etnias han sido identificadas hasta el momento. De esas 1,757, 1,517 se encuentran en la lista de etnias no alcanzadas. La lista de etnias no involucradas ni alcanzadas registra 688 en la India. Así que, con esta tarea abrumadora por delante, hemos como familia 24:14 en la India, acordado en oración que terminaremos la tarea de llevar el evangelio a cada etnia, de tal manera que para el 31 de diciembre del 2025 no haya ninguna etnia no involucrada. Así que tenemos un sentido de urgencia y una tarea abrumadora.  

Podríamos cubrir estos grandes números que tenemos por delante, pero queremos volver a las herramientas simples: los sencillos caminos que la Biblia nos ha mostrado para que realicemos el trabajo que se nos ha asignado. La Gran Comisión ha sido dada a todo creyente: ir y hacer discípulos de  todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a obedecer todos los mandamientos de Jesús. Esta Gran Comisión fue dada a todos los creyentes, así que nosotros creemos en el sacerdocio de todos los creyentes. En 1 Pedro 2:9, Pedro escribe: “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio”. Estamos de acuerdo, no tal sólo en un papel, sino en la práctica.

Es como en Juan 4, Jesús se encuentra con la mujer Samaritana en el pozo y le revela quién es él. Esta mujer había vivido un oscuro pasado: con cinco esposos, y el sexto ni siquiera era su esposo. Pero ella acababa de recibir a Cristo Jesús y creyó, después dejó su cántaro de agua y regresó a su aldea y dijo: “Vengan a ver a este hombre que me ha dicho todo lo que he hecho en el pasado. ¿Podría ser éste el Cristo?” Y toda la aldea creyó. Así que esta mujer, quien había simplemente creído, se convirtió en hija de Dios. Recibió una identidad como sacerdote y estuvo dispuesta a ejercer su sacerdocio inmediatamente.

Nosotros también queremos movilizar a nuestros creyentes para que se conviertan en la fuerza laboral para llevar el evangelio a toda etnia. Queremos entrenarlos con un plan simple, proporcionándoles una herramienta sencilla para que sepan cómo entrar a una aldea nueva. Eso está en Lucas 10, en donde Jesús envía 70 personas, de dos en dos. Eso significa que eran 35 pares dirigiéndose a diferentes lugares, orando y pidiendole a Dios que les pusiera en su camino a una persona de paz. Los equipamos con una simple herramienta: que sean capaces de contar su historia y la historia de Dios. Entrenamos a cada creyente en el discipulado sencillo y cómo formar una iglesia.

Para esto, vemos en Hechos 2:4-47. ¿Qué hicieron los primeros creyentes como iglesia? Era simple. ¿En dónde se reunían? Se reunían en sus casas. Vemos ejemplos de ello a través de todo el Nuevo Testamento. En Colosenses 4:15 Pablo escribe: “Saluden a la iglesia que se reúne en su casa”. A Filemón también le dijo: “Saluda a los santos que se reúnen en tu casa”. Y en Romanos 16 y en 1 Corintios 16 leemos que los creyentes se congregaban en sus casas. El lugar normal de reunión era en sus hogares. 

Así que equipamos a los creyentes con un camino sencillo y herramientas simples. Queremos que sepan cómo formar una iglesia y qué hacer como iglesia. Entonces, ellos eligirán líderes de entre sus grupos. Tienen un plan sencillo de cinco pasos: Entrada, Evangelio, Discipulado, Formación de Iglesia, y Desarrollo de Liderazgo. Nos gustaría movilizar a todos los creyentes y enviarlos al campo de la cosecha. Queremos que cada creyente comience a apropiarse del evangelio y sea capaz de compartir su historia y la historia de Dios. Les pedimos que hagan una lista de sus amigos y familiares que conocen. La meta es tocar a muchos de estas etnias que nunca han escuchado en evangelio. Estas son personas con quienes nos cruzamos todos los días en los mercados y en los negocios. Aún cuando socializamos conocemos a muchos de ellos.

Así que equipamos a cada creyente para que se apropien del evangelio y les pedimos hacer una lista de sus familiares y amigos, es similar a lo que pasó con el endemoniado de Marcos 5. Jesús acababa de liberar a este hombre que había estado durmiendo la mitad de su vida en un cementerio. Cuando los pobladores le dijeron a Jesús que dejara el área, este nuevo creyente (ahora con vestiduras y consciente) le rogó a Jesús: “¡Llévame contigo!” Pero Jesús hizo lo opuesto: en vez de llevárselo con él, Jesús lo liberó y le dio responsabilidad a un nuevo creyente. No tenía calificaciones educativas ni un trasfondo Cristiano, pero Jesús lo envió a la cosecha y le dijo: “Ve con tu familia y diles lo que el Señor ha hecho”. 

Si movilizamos a todos los creyentes y los entrenamos, seremos capaces de alcanzar nuestro objetivo. A medida que vamos contactando a estas etnias, mucha gente pregunta, “¿Cómo se puede medir el involucramiento?” Nosotros como familia 24:14 en la India, hemos dicho que deseamos medir el involucramiento. Consideramos a una etnia involucrada cuando un movimiento ha dado inicio: cuatro generaciones de iglesias siendo plantadas. En el cual las iglesias son dirigidas por una persona local. Donde las iglesias están plantando iglesias. Eso significa que el envío es local, yendo  a la próxima aldea a plantar otra generación de iglesias. Cuando vemos cuatro generaciones, se demuestra que las iglesias pueden ser autosuficientes; existe propiedad local y liderazgo local establecido. Eso significa que los nuevos creyentes están llevando el evangelio a otros. Las iglesias son sanas, se gobiernan por sí mismas, económicamente independientes, eligen a sus propios líderes y envían obreros a otras aldeas en donde el evangelio aún no ha sido predicado. Se corrigen a sí mismos y se alimentan a sí mismos.  No necesitan que alguien de afuera vaya a liderar su movimiento. Cuando cuatro generaciones de iglesias han iniciado, decimos que una etnia ha sido involucrada.

Un movimiento necesita ser autosuficiente. Si dejamos un campo prematuramente, o solamente enviamos a uno o dos obreros para orar o solamente compartir el evangelio, no decimos que la etnia ha sido involucrada. Lo que me viene a la mente es el término administración Cristiana. ¿Somos buenos administradores? ¿Hemos dejado el campo prematuramente? Si el evangelio no es capaz de ser autosuficiente, significa que hemos dejado el campo prematuramente. Podríamos correr el peligro de dejar atrás algunas etnias, asumiendo que han sido involucradas simplemente porque enviamos a uno o dos obreros. Debemos tener como objetivo y medida las prácticas de MPI de cuatro generaciones de iglesias, las cuales son autosuficientes. Deseamos ser buenos administradores de estas etnias. Queremos encontrarnos con estas etnias en el cielo. Apocalipsis 7:9 describe una “multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas” quienes juntos adoran a Cristo Jesús. Así que no queremos que ninguna etnia se quede atrás. Como una solicitud de la familia 24:14 en la India, les pedimos que oren por la iglesia indú. Oren porque podamos apropiarnos del evangelio y seamos capaces de terminar la tarea. Recuerden la urgencia de nuestra cronología: para el 31 de diciembre del 2025. Por favor únanse a nosotros en oración para que movilicemos y entrenemos a cada creyente, para que lleven el evangelio a estas etnias aún no alcanzadas ni involucradas. Y por que seamos buenos administradores en ello; que no dejemos el campo prematuramente, dejando así la tarea sin terminar. Oren porque Dios provea los recursos necesarios para crear este impulso por todas partes.

Hemos visto que cuando un movimiento comienza, otros movimientos son estimulados. Así que como líderes de movimientos, queremos que más y más obreros sean entrenados para que se conviertan en multiplicadores de iglesias. Después, deseamos enviarlos al campo de la cosecha. Por favor únanse a nosotros en oración por esta tarea urgente y abrumadora, y por la iglesia en la India, para que caminemos un unidad. Oren porque en tiempos como estos, podamos estar unidos en estar de acuerdo con la visión 24:14 y decir, “¡Unámonos y terminemos juntos la tarea!”

[1] En muchos networks de MPI hindúes (y también en otros países), han visto tal progreso que se fijan como meta cuatro generaciones de iglesias como su estándar de involucramiento, en otras palabras, una etnia es efectivamente involucrada cuando se inicia un movimiento. Los networks en otras entidades consideran tener catalizadores a largo plazo entre un grupo como la marca de involucramiento de movimiento y líneas múltiples de cuatro generaciones de iglesias como la marca de un movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *