Categorías
Acerca de los movimientos

El Rol de una “Persona de Afuera” en los Movimientos de Multiplicación

El Rol de una “Persona de Afuera” en los Movimientos de Multiplicación

En el 2019, más de 30 practicantes de movimientos se reunieron para explorar nuevos modelos de entrenamiento misionero. La reunión incluía líderes no occidentales de movimientos de hacer discípulos y trabajadores misioneros occidentales. Durante una sesión, los líderes de movimientos compartieron sus percepciones acerca del rol de las “personas de afuera” en la catalización de trabajadores nuevos en sus regiones. Ellos describieron la mejor postura de los de afuera al entrar a campos no alcanzados.

Sus percepciones pueden resumirse en diez recomendaciones. Cualquier persona que considere ir al campo misionero o enviar obreros a un campo, haría bien en escuchar estos puntos:

1.Sé un Ejemplo. Las personas de afuera necesitan “credibilidad de la calle”. Hacer discípulos y plantar iglesias involucra tener pruebas y sufrimiento. Estas cosas crean una profundidad en la persona de afuera que los de adentro notan y sienten. Ellos aprecian la paciencia y la humildad que vienen con el hecho de andar por esos caminos. Poner el ejemplo no tan solo incluye aprender teología y adquirir herramientas. Es un estilo de vida de oración, trabajo, perseverancia, delegar responsabilidad, y confianza en Dios.

2.Sé Relacional. La gente local puede sentir la diferencia cuando una persona de afuera llega con un celo por los métodos de movimientos que sobrepasa el amor por las personas. La relación precede a la estrategia. Un deseo transaccional exagerado por realizar el trabajo impacta negativamente a la gente en una cultura relacional. Los líderes de movimientos en nuestra reunión se sorprendieron al ver cuánto hablaban los líderes occidentales acerca de los “limites” sin considerar las necesidades y perspectivas de la gente local, las cuales tenían muy de cerca. Adicionalmente, los creyentes locales no se impresionan fácilmente con las grandes herramientas y métodos de los de afuera. Necesitan conocer, amar y respetar a la persona con la que se están asociando.Trabajar para llegar a ser como familia puede parecer tardado, pero prepara el terreno para un resultado más fructífero.

3.Sé Humilde. El mundo opera con un esquema jerárquico. Como contraste, Jesús nos dijo “no debe ser así entre ustedes” (Marcos 10:43). No llegues como si fueras el jefe, más bien trata al líder de adentro como un amigo. Empoderalo y suelta en control (algo que muchos de nosotros encontramos difícil de hacer). Teniendo en cuenta que el control tiende a aniquilar los movimientos, trabaja para establecer una “mesa redonda, no una rectangular”. Escuchar a otros bien muestra respeto, amor y cuidado. Los ministros experimentados se sienten honrados cuando te tomas el tiempo para entender su mundo y trabajar con ellos, y a través de ellos (no para ellos, o ellos para ti).

4.Aprende la Cultura. Los creyentes locales luchan con el hecho de entender por qué los de afuera son tan despistados culturalmente cuando traen el mensaje del evangelio a un nuevo campo de cosecha. Necesitamos reconocer que cuando llegamos como alguien de afuera, llevamos con nosotros la fragancia de la cultura de nuestro hogar. Esto afecta la manera en la que nos comunicamos, cómo corregimos, las alianzas que portamos, los prejuicios con los que vivimos, y la manera en la que hacemos las cosas. Aún las herramientas que traemos con nosotros acarrean bagaje cultural. Comprométete a aprender el idioma y opera a través de la cultura local, descubriendo con la gente nativa la manera de llevar la luz del reino que nos hace más como Jesús.

5.Sé Paciente. Los líderes de movimientos relataron cómo a menudo los de afuera llegan con sus herramientas y métodos y dicen: “sé que esto funcionará aquí porque ha funcionado en otros lugares”. Un acercamiento relacional paciente permite que haya un periodo de asentamiento, en el cual los de afuera y los de adentro aprendan unos de otros bajo la dirección del Espíritu Santo y la confianza pueda florecer. La paciencia de parte del de afuera demuestra humildad y el reconocimiento que el de afuera cultural tiene mucho que contribuir para ayudar a inculturar los principios que se encuentran detrás de las herramientas fructíferas.

6.Sé un líder de Oración. Los de afuera necesitan liderar en oración, aún cuando sea posible que la gente local frecuentemente lo haga mejor que ellos. Sin embargo, los de afuera tienen la habilidad de catalizar redes de oración exteriores en formas estratégicas que pueden cambiar la realidad en el terreno. Conectar a los creyentes locales con estas redes de oración, les permite tener acceso a un recurso que puede ser difícil que ellos encuentren sin la conexión de una persona de afuera.

7.Sé un Emisor de Visión y Catalizador de Gente de Adentro. Los líderes de movimientos cuentan historias de gente de afuera que emitió una visión de que ellos fueran “obreros en la cosecha” y soñaron con ellos acerca de las posibilidades. Los de afuera pueden crear una amplia base de relaciones y  pueden ayudar a que varias redes de trabajo se unifiquen. También hemos escuchado a líderes de movimientos compartir cómo sus conexiones con las personas de afuera los han expuesto a tener una nueva visión para alcanzar a las etnias no alcanzadas y a conectarse con la Visión 24:14 de su región. Ayudar a los de adentro a conectarse con las redes de trabajo exteriores apropiadas, también puede implantar una visión así como catalizar nuevos obreros.

8.Sé Mentor y Entrenador. Las personas de afuera pueden jugar un papel importante como un mentor de vida-a-vida. Pero los líderes de movimientos tienen cuidado en que las estrategias de entrenamiento transaccional no se derrumben en las culturas relacionales. Lo que los líderes locales anhelan de sus compañeros de afuera, es pasar tiempo juntos explorando problemas por medio de preguntas y respeto cultural.

9.Sé Dependiente de la Palabra de Dios. Los de afuera que tienen una larga historia con Dios, pueden ayudar a proveer esquemas teológicos y dependencia del liderazgo de Dios a través de Su Palabra. Un compromiso a buscar dirección de Dios juntos y Su Palabra, y a obedecer lo que ésta dice pase lo que pase, modela una vida reproducible en Dios.

10. Sé Alguien que Crea Conexiones. Una persona de afuera será automáticamente más confiable para otros de afuera que cuentan con recursos. Un catalizador foráneo que ha desarrollado relaciones con los líderes de adentro, puede ser un puente que los conecte con Biblias, herramientas, o les ayude con el entrenamiento que puede ayudar a comenzar nuevas obras. Los catalizadores foráneos pueden ayudar con la recopilación de datos y reportes que ayuden al movimiento a identificarse con otros movimientos y redes de trabajo.

A medida que los catalizadores foráneos buscan empezar movimientos entre los no alcanzados, podemos aprender de muchos que les han precedido: las posturas más efectivas que honran a Dios, de las cuales los catalizadores pueden aprender. Muchas agencias que envían obreros, mandan el tipo de personas humildes y respetables que Dios puede usar para la extensión de Su reino entre toda raza, lengua, pueblo y nación.

Adaptado de un artículo por Chirs MCBride que apareció en la publicación Mission Frontiers de Sept/Oct 2020.

www.missionfrontiers.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *